Claudia la Presidenta

Claudia La Presidenta

Autor:  Pedro Pablo Aguilera

Claudia Sheinbaum Pardo ya tiene un lugar en la historia de México al ser la primera mujer en ocupar el cargo como Presidente de México. Y eso no es poca cosa en un país que se  mueve entre el machismo desbordado y el protagonismo de la mujer mexicana.

Claudia  Sheinbaum, Presidenta electa de México

El papel relevante de la mujer mexicana, dicho en forma de  iconos, comienza con la veracruzana Maliche esclava-amante del conquistador de México Hernán Cortes (1519). Ella fue una mujer que entre la rebeldía y la inteligencia, fue el puente entre el imperio Azteca y la cultura europea. Su lugar es inamovible.

Tampoco podrá discutirse el papel de otra mujer mexicana, la patrona de México, la virgen de Guadalupe (1531) que simboliza la fusión espiritual entre creencias ancestrales con la occidental y permanece en cada espacio de la historia del país.

Le continua, Sor Juana Inés de la Cruz, monja pero ante todo intelectual del siglo XVII mexicano (1648—1695) Su obra es considerada en el nivel más alto llamado Siglo de Oro de la literatura española como poeta, dramaturga y polemista, rompiendo esquemas en un mundo excluyente y machista. Su valía  por desafiar las normas de su tiempo la hizo ser considerada como una intelectual brillante entre un mundo de hombres. Hoy día sigue siendo un referente en el arte y la autenticidad como mujer.

En la linea de tiempo le sigue Elvia Carrillo Puerto, mujer yucateca (1881-1965) política de filiación socialista, defensora de las luchas sociales y el sufragio femenino, conocida como la Monja Roja del Mayab. Fue pionera en ocupar puesto en el Congreso y logro la aprobación del voto femenino en 1953.

A  Elvia le fue contemporánea Frida Kahlo (1907-1954) la mujer mexicana más referenciada por su peso en la vida artística, política y cultural de México en el mundo. Ella, no sólo fue y es un referente del feminismo desde su obra pictórica llena de mexicanidad, si no por sus posturas personales en donde desafió también, como Doña Inés de la Cruz, las normas de género de su época y abogó por la igualdad de derechos para las mujeres.

Collage  IA  mujeres – Fuente craiyon.com

Claudia Sheinbaum Pardo, hoy electa presidente,  representa la continuidad del proyecto de izquierda de Manuel López Obrador. Sus retos serán grandes ya que millones de mexicanas esperan que ella  reduzca  los índices de 10 y hasta 11 feminicidios diarios, y ataque la desenfrenada violencia de género que según estudios del Instituto Nacional de Estadística y Geografía llega hasta el 70.1 % de las mujeres que vive en México.

La presidenta de México es una científica con estudios de Física; maestría en Ingeniería Energética y doctorado en Ingeniería en Energía. A la vez, ha sido una activista social y política del partido MORENA.

Un reto es la lógica ruptura de la narrativa política entre Claudia que una científica-política y AMLO un político-político. Quién sale ha sido un confrontador. Ella habla de dialogar. México es un país de caudillos y no de academia al menos en lo político.

En economía hereda un déficit del 6 % y necesariamente será difícil no hacer una reforma fiscal que implicará recortes en lo social y ello le costará frente al asistencialismo de López Obrador.

La presidenta ecologista, se enfrentará a lo políticamente correcto cuando deba decidir su política energética ante PEMEX la empresa estatal petrolera, base política de MORENA y caja (no chica) de AMLO, que a la vez de ser enormemente contaminante, va en la dirección contraria a  su pensamiento ambientalista ¿Qué hará? En política mejor no apostar. De hecho ya se negó su filosofía ambientalista con el sostenimiento del polémico tren Maya con impacto ambiental negativo.

En temas  tan serios como migración y lucha contra los cárteles parece ser que todo quedará en un continuismo y eso es igual nivel de violencia y una política de militarización muy cuestionada desde los observadores de los Derechos Humanos.

En las relaciones internacionales entra en el club de la nueva izquierda sin saberse si habrá más cercanía a la línea histórica (Ortega-Maduro) o a la centrista (Lula-Boric). Eso definirá muchas cosas junto a quién gane las elecciones en EEUU y que no es poca cosa por ser el primer socio y el vecino.

En lo más interno la presidenta tendrá que decidir si va a continuar la línea  de ruptura de los equilibrios de poder  como deseaba Lopez Obrador o respetar  la compleja burocracia política mexicana.

En cualquier caso, tanto internamente como internacionalmente,  los retos son grandes pero el mayor, el ineludible que estará de casa en casa son las expectativas de las mujeres que no desean otra Malintzin.

En lo más interno, la presidenta tendrá que decidir si va a continuar la línea de ruptura de los equilibrios de poder como deseaba Lopez Obrador o respetar la compleja burocracia política mexicana.”.

Escucha La Radio USC

Otras opiniones

Venezuela: Un juego político de altas apuestas

Venezuela: Un juego político de altas apuestas

Venezuela: Un juego político de altas apuestas Autor:  Pedro Pablo AguileraCómo resultado de dos cursos (Poder, Democracia y Conflicto y Problemas Sociales del Tiempo presente) comparto algunas ideas sobre Venezuela, un país que vive un travestismo político, ha...

read more
No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

read more
Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...

read more

EL TRUMPAZO

Lo que sucedió en los EEUU es un trumpazo, es decir, un golpe políticamente incorrecto. Un golpe fuerte y definitivo. Una victoria inesperada de un actor político no reconocido hasta ahora, pero que viene expresándose en diversos lugares contra la real politik de la post guerra fría.


El trumpazo tuvo su primer golpe en el jab del Brexitde Gran Bretaña, cuando congeló a la Unión Europea y al modelo integracionista supranacional, para regresar al esquema aislacionista.

El trumpazo tuvo su segundo golpe cuando con un Uppercut Colombia decidió para asombro del mundo decir NO al plebiscito de los acuerdos de paz. Fue un NO marcado por el escepticismo, la duda y reclamar una forma más incluyente de hacer política.

El trumpazo, finalmente, tuvo un tercer asalto con tres golpes seguidos de Donald Trump; un crochet al establecimiento político norteamericano cuando se impuso como candidato en las primarias del Partido Republicano, un hook al Partido Demócrata quitándole las bases sociales de trabajadores urbanos, trabajadores del campo, y un poderososwing, que humilló a los medios de comunicación y analistas políticos con su victoria dada por imposible.

El trumpazo viene develando la importancia de hacer nuevas y más profundas lecturas de la sociedad actual. La globalización no puede significar desconocer como ha sucedido en los tres casos mencionados Gran Bretaña, Colombia y EEUU. Sin duda la falsa homogenización que llevará al socialismo llamado real al fracaso vuelve a manifestarse irónicamente en este mundo globalizante y globalizado.

La nueva época refleja un claro choque de dos generaciones: la millenium, en la que las tecnologías,  el individualismo, los microcosmos culturales hacen movernos en sendas inéditas frente a una generación  de cierre de los 50, que ahora decide resistirse a los cambios de época con un profundo conservadurismo.

El trumpazo llama a saber reinterpretar la realidad en forma compleja. A entender la sociedad como una multitud de universos desde diversas miradas demográficas, socioculturales, religiosas y étnicas en donde las tesis interculturales de la globalización ocultaron falsamente esa diversidad.

Las emociones, los sentimientos, los valores, los miedos no son matemáticamente exactos o medibles y justamente esos fueron los que invirtieron las encuestas en los grupos de personas desechadas por determinada razón. Los humanistas tienen un enorme reto; la sociología, la antropología cultural, la filosofía y la psicología social, la comunicación y la publicidad deben cuestionarse sus paradigmas, su modo de interpretar al mundo.

El trumpazo es verdad, la sociedad está actuando, moviéndose de forma muy diferente y puede ser que estemos equivocados los que hemos perdido.

Pedro Pablo Aguilera

@841790

Un tintico por la paz: Colombianos en México dicen sí al plebiscito

Un tintico por la paz: Colombianos en México dicen sí al plebiscito

Sin autor

Facultad de Humanidades y Artes

Restan ochos días y ciento 92 horas para que sea domingo dos de octubre. Ese día, cuando amanezca, las tres cordilleras que abrazan Colombia serán otras: no habrá FARC.    Si es que millones de colombianos hacen ganar al sí más ambicioso del mundo. Ese que pretende desarticular a la guerrilla más longeva y multitudinaria de América Latina. La misma que tuvo alrededor de 20 mil hombres en la selva. La que hoy da un paso al frente para ofrecer perdón y reconciliación.

 Nos estamos jugando la vida- dice desde Bogotá el cronista Alberto Salcedo Ramos. Acá en La Ciudad de México, un tintico acercó a una decena de colombianos que le apuestan a la paz. Las gaitas acompañan una tarde oscura que con el cantar de Carlos Vives se vuelve acalorada. Se cuelan los abrazos y se cuentan los motivos de la distancia con la tierra, la misma que hoy los acerca.

—Yo llevo aquí más de 30 años pintando— sonríe un pintor mientras pide una arepa de huevo. —Yo llegué hace un mes hacer mi doctorado en Historia— cuenta él.

— Yo soy diseñadora gráfica y tengo mi propia empresa en comunicación visual, agrega una jovencita junto a su limonada de coco.

— Yo soy mexicano, acompaño a mi esposa que es colombiana, los acompaño por la paz, dice un papá de dos pequeñitos colombomexicanos.

La mayoría historiadores. Estudiantes de doctorado y maestría, con estudios en comunicación, periodismo, diseño, antropología. Estudiantes, escritores, artistas gráficos, colombianos todos.

 Allá en el fondo junto a una pared blanca, Natalia del colectivo Me Muevo Por Colombia, cuelga un mapa de Colombia, lo sujeta con cinta. Allí van quedando apiladas junto al lado izquierdo, las razones por las que decidieron pasar del miedo a la esperanza y jugárselas por el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC. Jugarle y apostarle a 259 páginas, cuatro años de negociaciones y voluntad por el diálogo:—Porque no podemos seguirnos matando— dice alguien en la primera mesa

—Por mi familia en Tumaco— cuenta una tumaqueña que se crió en Pasto por la violencia.

— Porque la paz es feminista y permitirá que millones de mujeres tengan mejor calidad de vida— señala una periodista

— Porque merecemos un país que se cuente a través de la paz y no a través de los criminales— habla otra comunicóloga a punto de romper en llanto.

Al fondo una académica habla a través de una cartulina blanca. “Soy maestra de historia y quiero que juntos escribamos una nueva Colombia”, ella menuda, suéter color algodón, se laurea de aplausos y vivas.

El mapa se ha llenado de motivos amarillos, azules y rojos. Son las razones para marcar de sí, ese tarjetón que en ocho días definirá el futuro de un país con 250 mil muertos, 52 años de guerra y 4 millones de desplazados por la violencia.

En una mesa para cuatro, una colombiana escribe en un papel azul esperanza. Si ese papel supiera lo que guarda en el corazón, tendría que mutar a libro. La violencia le borró de un soplo a todos los varones de su familia: papá y hermanos. Lleva 18 años en México y le dice sí a la paz. A su lado una periodista, con 17 años escribiendo historias de violencia, espera que pronto pueda escribir las de paz. —Para poder dormir— se le aguan los ojos, se abraza a un familiar.

 Y así dieron las ocho en El Tintico Café. Vuelve a sonar Carlos Vives, se intercambian teléfonos, se ordenan para la foto. La cámara se pone en rojo, los segundos comienzan a correr, las voces a corear “los colombianos en México votamos sí”.

 El mapa se ha llenado de motivos amarillos, azules y rojos. Son las razones para marcar de sí, ese tarjetón que en ocho días definirá el futuro de un país con 250 mil muertos, 52 años de guerra y 4 millones de desplazados por la violencia.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

Claudia la Presidenta

Claudia la Presidenta

Claudia La Presidenta Autor:  Pedro Pablo AguileraClaudia Sheinbaum Pardo ya tiene un lugar en la historia de México al ser la primera mujer en ocupar el cargo como Presidente de México. Y eso no es poca cosa en un país que se  mueve entre el machismo desbordado y el...

read more
Jardineros en la niebla

Jardineros en la niebla

Jardineros en la nieblaUna gigante de la naturaleza camina con sigilo. No es tierno como la cría de un oso de anteojos, ni colorido como el pato de los torrentes. Ella, en cambio, es extraña, solitaria y tan noble que parece no tener miedo alguno a la peligrosa...

read more
 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more

Un viaje “Sin maletas”

Irónica y sorpresivamente, el medio digital www.lopolitico.com  rompió el imaginario que se creaba a partir de su nombre. No es un medio tradicional de política sino una innovadora plataforma que, en su más reciente proyecto, apuesta por un pueblo que no tiene voz: los refugiados.

Margarita Solano, periodista egresada de la Universidad Autónoma, visitó de nuevo la USC, su segunda casa, como representante del portal www.lopolitico.com. Con un discurso completamente humano, cautivó al auditorio con la iniciativa trotamundos “Sin maletas”, que representa la cruda realidad de millones de personas alrededor del mundo, seres que no tienen claro un horizonte y pasan su día a día como inmigrantes; además de capturar la atención por su noble gestión, la plataforma es innovadora,  utiliza texto, imágenes; sonidos y animaciones en 3D.

Durante el conversatorio Siglo XXI 

La investigación ejercida ha calado en el lado humano, cuenta Margarita que muchos inmigrantes valoran su dedicación por conocer esas historias: “Un ex guerrillero colombiano en México resaltó que durante 30 años no había contado su historia, agradeciendo  el interés y la publicación”; además recalcó que aun cuando no puede cambiar la historia de muchos, como periodista cumple la función de luchar contra la sombra que esconde aquellos valiosos testimonios.

 Leer serie “SIN MALETAS 

De ahí que el trabajo periodístico cobre mística y que cada caso alimente el museo de crónicas para la historia, momentos únicos que junto a una buena dosis de investigación alivian de una u otra manera las ganas de querer cambiar al mundo.

Magnificando la historia del perseguido, dándole el valor que merecen sus batallas y agallas con las que a diario enfrentan la supervivencia en una tierra que no es de nadie y todos quieren señorear. Se vale soñar con corazones sencillos que se estremezcan con historias escritas para el corazón y el aguante que puedan alcanzar.  

De esta manera, www.lopolitico.com, además de ser una voz por la democracia, apunta a prestar atención a los que carecen de ella.  En una analogía desde el lente utópico, se plantea que el trabajo realizado con aquella población vulnerable quita un poco de peso a la indiferencia que el mundo les brinda. Para que su trajín sea más ligero por la historia dura que les tocó vivir, se busca quitar sus cargas y que sigan el viaje de la vida: sin maletas.

De izquierda a derecha, Olga Behar, docente; Margarita Solano, periodista; Liliana Marroquín, Dr. Programa de Comunicación USC; Camilia Gómez Cotta, docente USC.

Por: VJ 

  @vjrecreo 

No le creemos Procurador

Porque todos escuchamos al Magistrado Edgar Elías Azar, decir que la colombiana Stephanie Magón fue víctima de un feminicidio. Que los golpes le rompieron las costillas, el cráneo y la mandíbula. Porque 24 horas más tarde, la versión de la autoridad cambió y ahora quieren hacernos creer que se trató de un suicidio y aunque ambas palabras se parezcan, no es lo mismo matarte a que te maten.


Porque esa nueva teoría que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México ahora quiere vender, es la misma que se ha manejado en otros dos casos de colombianas que de buenas a primeras se “avientan” de balcones de forma “accidental” o “premeditada” y eso suena extraño, huele mal.  Huele a que en un país donde mueren siete mujeres al día según la ONU, es más fácil para una autoridad incompetente decir que es un suicidio que resolver un feminicidio.

Porque en el 2012 cuando la cantante Diana Alejandra Pulido de 26 años estaba a punto de “caer de un balcón”, se dijo que una vecina había escuchado gritar “no me boten” aunque a la hora de sostenerlo ante la autoridad se negó el dicho. Porque su familia tampoco cree en la investigación realizada por el Procurador en turno y se cansó de decirle a la prensa que la mayor prueba de que Alejandra había sido asesinada, es que su posible homicida estaba prófugo, pero como se trataba de una colombiana más, al sospechoso no lo capturaron.

Porque en México denunciar un crimen es jugarse la vida.

Porque aunque un diario sensacionalista como La Razón, publica en primera plana que Stephanie Magón se suicidó y estaba drogada, una fuente de la familia en Cali asegura que la modelo no consumía drogas y si el día de su muerte estaba bajo el efecto de alguna sustancia prohibida, “alguien la drogó” y ese “alguien” sigue en las calles de la Ciudad de México.

Porque suena rebuscada la nueva hipótesis del suicidio cuando uno ve el domicilio de Stephanie dibujado y mide visualmente la distancia desde la azotea hasta el otro lado de la calle donde apareció su cuerpo desnudo. Porque afirmar que un árbol la desplazó hasta ese extremo de la acera aumenta la incredulidad al saber que su cuerpo no está boca arriba ni boca abajo, fue hallada de lado.

Porque ahora nos enteramos de la muerte de Sara Rodríguez Bonilla, otra colombiana que muere por “caer de un hotel” en Cancún en estado de ebriedad.

No le creemos Procurador, porque México es un país donde las mismas autoridades se prestan para fabricar escenas del crimen y la impunidad le gana a la justicia. Lo hemos visto en el Estado de México donde una niña desaparecida, terminó “muerta” debajo su cama. En Chihuahua cuando una madre escucha con impotencia que el asesino de su hija queda en libertad, no por ser inocente sino porque no se respetó el debido proceso. Pero sobre todo no le creemos señor Procurador, porque lejos de recibir certeza investigativa, lo que ustedes mal informan lo que nos siembra es duda.

Margarita Solano /Jefa de Información de www.lopolitico.com

Corresponsal de www.utópicos.com.co en México