Amor a ciegas

Amor a ciegas

Autor: Andrea Mendoza Serna.

Facultad de Humanidades y Artes

“Mi vida era la de una mujer normal, hasta que diagnostican a mi hija con Retinoblastoma bilateral, después de eso aprendí a hacer muchas cosas; pero primero fue ser la mamá de Lina María”, Carolina Ochoa cuenta cómo ha sido su existencia al lado de dos seres especiales que cambiaron su manera de ver el mundo.

En la calle la gente me mira con pesar o creen que yo soy la mejor persona del planeta por tener marido e hija invidentes, cuando estamos juntos todos nos miran. 

A los cinco meses de nacida, Lina María fue diagnosticada con un extraño cáncer de retina; todo empezó cuando sus padres vieron en las fotos que le tomaban un reflejo rojo en sus ojos verdes, situación que no les pareció normal. Acudieron donde el especialista, quien les confirmó que la niña estaba grave, la meta ya no era luchar por la visión sino por la vida de la bebé. 
Situación que sería más difícil de lo que un día pensó Carolina. A sus 22 años, empezó a sufrir sola las etapas de la nueva vida con su hija, pues el padre las abandonó cuando ella decidió seguir los tratamientos, puesto que la religión de él prohibía las intervenciones médicas. 

“El Retinoblastoma bilateral es un tumor que se da en uno de cada millón de nacimientos, de cada cinco se salva uno y si sobrevive será ciego” 

“Lo que más me impactó fue recibirla después de la última cirugía, tenía una venda inmensa que le tapaba los ojos y parte de la cabeza. Yo tenía que hacerle las curaciones en la casa; pero lo que más temía era que ella tuviera miedo y preguntara por qué estaba oscuro; gracias a Dios nunca lo dijo”, comento Carolina mientras acariciaba la cabeza de Lina, quien se sentó a oír la conversación.  

Fue criada como una niña normal, con ciertas adaptaciones para realizar las tareas de la vida diaria; pero llegó más allá de lo que se creería, con actividades como patinar, pintar y nadar. El apoyo incondicional de su mamá fue primordial, nunca la subestimó y gracias a su dedicación y empeño la sacó adelante. “Es duro al principio, pero al pasar del tiempo se ven los resultados”, dijo Carolina. 

¿Amor a Ciegas? 

La historia de Carolina Ochoa no acabó con su hija, inesperadamente ella volvió a enamorarse; pero ahora de un hombre invidente. Así contó su historia de amor: 

A Julio lo conocí en la Biblioteca Departamental, en la Sala Hellen Keller, a donde iba cada sábado con Lina; primero fuimos buenos amigos, nunca se me pasó por la cabeza ser novia de él ni tener novio, porque mi tiempo siempre ha sido limitado por el trabajo y por la niña. 

Tiempo después empezamos a chatear y se fueron dando las cosas poco a poco, un día me lo encontré en la biblioteca y había mucha gente; pero él me empezó a hablar y logró transportarme a un lugar donde solo escuchaba su voz, hablamos mucho. Días después volví y para mi sorpresa iba a salir con otra mujer, me sentí tan mal que fui a llorar de la rabia al baño de la biblioteca por ahí 10 minutos, ahí me di cuenta de que Julio no era un amigo. 

A la semana siguiente me dijo que si podíamos vernos, sin Lina, para poder hablar; nunca la había dejado con nadie, pero busqué una niñera. Esa misma tarde salimos y nos dimos el primer beso, lo que me gustó de él es que siempre está alegre y me devolvió la ilusión de poder hacer una familia, desde eso llevamos cinco años juntos. 

Lina María es una típica niña de 9 años, es coqueta, mueve el pelo, se lo toca y se ríe cuando le gusta un niño, cada día me sorprenden más sus actitudes. 

Después de 3 años de novios decidimos irnos a vivir juntos, pero nuestros amigos, familiares y hasta el papá de Lina no estuvieron de acuerdo con la decisión; porque desgraciadamente las personas piensan que cuando alguien tiene una discapacidad es una carga. Nunca he pensado que la invidencia de él sea un impedimento para que estemos juntos, también pensé en las cosas que Julio le podía aportar a Lina que nadie más podría hacer. 

No ha sido fácil vivir juntos, pero ha sido beneficioso para Lina, porque Julio es administrador de empresas, lucha por la discapacidad y actualmente es el presidente del Comité Paralímpico Colombiano, entonces ella quiere ser como él; eso me agrada porque de una u otra manera la empuja para que salga adelante. 

Salir con ambos es un reto, en la calle la gente me mira con pesar o creen que yo soy la mejor persona del planeta por tener marido e hija invidentes, cuando estamos juntos todos nos miran. Aunque ya lo aprendí a manejar, al principio me sentía hostigada. 

Lina es una de las mejores estudiantes de su clase, es muy juiciosa y en sus trabajos casi siempre saca cinco  

Así termina su relato, entre risas, orgullo y rabia, característicos de una mujer guerrera que busca alcanzar y hacer respetar sus sueños y los de su familia. 

 

A los cinco meses de nacida, Lina María fue diagnosticada con un extraño cáncer de retina.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more

CRÓNICA DEL INICIO DE UNA NUEVA ERA EN LA SANTIAGO DE CALI

El pasado 26 de abril de 2017, la Facultad de Comunicación y Publicidad de la Universidad Santiago de Cali tuvo uno de sus días más alegres desde su apertura, pues se hizo realidad un sueño compartido por estudiantes, directivos y profesores: la inauguración de su nuevo Laboratorio de Unimedios se tradujo en realidad.


El evento de inauguración fue citado para las once de la mañana en el Campus de Pampalinda de la USC en Santiago de Cali. Los periodistas locales, los estudiantes interesados, profesores y directivos hacinamos el espacio a tal punto que el calor empezaba a ser un factor importante. Nadie quería esperar más.

Pero la espera, que era más por la ansiedad que por el calor, era el último pequeño paso que faltaba para levantar el telón de lo que se espera, sea una de las obras más influyentes en la región, si de comunicación hablamos. Por tal motivo, nadie se fue; nadie quiso abandonar su posición de testigo en este día de historia “santiaguina”.

Después de media hora, la llegada del Rector de la USC significó el inicio del evento. Empezaron los protocolos, la glorificación de los signos patrios e institucionales. “Talento, amor y comprensión”, dicta el himno de la Universidad santiaguina; palabras que alientan los corazones de todos los jóvenes que entran a la academia con el deseo de comerse el mundo.

Después de las cordialidades, el rector Carlos Andrés Pérez Galindo tomó la palabra con propiedad, afirmando que este nuevo espacio de trescientos metros cuadrados, con un costo de $308.933.050, “también es un espacio de reconocimiento y reconciliación”, invitando a todos los que ocuparán con sus sueños esas paredes, a que sean gestores de una construcción positiva de país; ya que, si miramos nuestra coyuntura, de eso sí que necesitamos.

En seguida, fue la Decana de la Facultad de Comunicación y Publicidad la protagonista en el estrado. La doctora Camilia Gómez Cotta hizo una breve, pero sustanciosa, reflexión sobre los eventos periodísticos más influyentes y su importancia para la sociedad; haciendo conexión inmediata de estas hazañas y sus protagonistas con el homenaje póstumo que son en esencia las salas y salones del nuevo Laboratorio de Unimedios.

Antonio Nariño y su traducción de los Derechos Humanos al español, Jaime Garzón y su creatividad para comunicar los hechos noticiosos de una sociedad nunca fácil, Gabriel García Márquez y su potencial literario que lo llevó a exponer realidades con magia, Silvia Duzán y su amor por la comunidad que la acompañó hasta su prematura muerte, Oriana Fallaci y sus entrevistas que destapaban personalidades para los ojos de todos; ellos y sus legados son ahora los responsables de recordarles a quienes trabajen, estudien, caminen o deambulen por el Laboratorio de Unimedios de la USC sobre la enorme responsabilidad social que cae sobre sus espaldas. Más en un país que merece menguar las injusticias hasta su extinción.

Por último, la doctora Camilia Gómez homenajeó a la docente y periodista Olga Behar, quien también ejerce como la Coordinadora de Unimedios y que además fue una gran gestora de la utopía convertida en lo que ese día se inauguraría. Palabras endulzadas con aplausos, y bien merecidas. La docente Olga Behar sabe del camino que nunca fue corto, por eso convirtió sus agradecimientos en lágrimas caprichosas que se le escapaban de los ojos, claros y notables como sus labores durante muchos años de experiencia.

De esta manera, el evento terminó. Se cortó el lazo y de ahora en adelante, tenemos un nuevo espacio de convergencia para hacer de nuestra región Suroccidente un nuevo referente del buen periodismo construido desde la academia.

¡Felicitaciones a la Facultad de Comunicación y Publicidad de la Universidad Santiago de Cali! El capítulo siguiente es donde inician los retos comunicacionales que, seguramente, obtendrán un final feliz.

La crónica fue  producida para el portal web de afacom.

http://www.afacom.org/index.php/secciones/ultimas-noticias/3607-cronica-del-inicio-de-una-nueva-era-en-la-santiago-de-cali

Por:  Christian Lozano

Corresponsal AFACOM

Nodo Suroccidente

Teléfono: (+57) 318 871 1178

 Correo electrónico: corresponsalafacom@gmail.com