El Cosplay, un estilo de vida

El Cosplay, un estilo de vida

A

Autor: Alexa Ramírez.

Facultad de Humanidades y Artes

Hoy es Inuyasha, mañana Naruto o Rurouni Kenshi, personajes de series japonesas animadas que acompañaron la infancia de toda una generación en los noventa. Durante el año, él es cualquier personaje que desee ser, vive la fantasía, puede blandir una espada o ser un dulce y tierno príncipe. Esta tarde, Diego Armando Pérez es sólo un joven común sentado en el sillón naranja de su casa. Allí se destacan su máquina de coser, un computador -herramienta vital para su empresa- y una pequeña biblioteca atiborrada de libros, mangas, series de Anime y una que otra figurita coleccionable.

Fortalecer este aspecto es importante para enfrentarse a agresiones como el ‘bulling’ que es bastante frecuente en este gremio; en competencia se generan muchas rivalidades y es un ejercicio de exposición al público, por lo tanto debe estar preparado emocionalmente a críticas. 

“Mi secreta identidad es Larry Moon”, se presenta con humor. Relata cómo se enamoró de este arte; “llegó a mÍ hace como cinco años, cuando la palabra ‘Cosplay’ todavía no estaba tan establecida; pero empezó a despuntarse gente disfrazada a los eventos pequeños que había en ese momento en Cali. Me parecía muy divertido ver la creatividad tan expuesta y la recepción de la gente”. 

Larry Moon, el alter ego de Diego, pasa de varios días diseñando y confeccionando sus creaciones, disfraces que usa para representar a los personajes elegidos, cambiando de forma camaleónica su aspecto para cada evento social y mostrando su experticia y talento para el disfraz. 

Contrario a lo que podría pensarse y a diferencia de otros cosplayers, Larry Moon asegura nunca haberse sentido realmente como uno de sus personajes, como otros colegas que siempre “están en situación”, es decir, interpretando todo el tiempo el personaje que han escogido. 

¿Qué es Cosplay?
Es la contracción de costume-play, juego de disfraces, y se usa para determinar la representación de un personaje o una idea en particular. Los más usados y comunes son personajes de cómics, Anime, manga y videojuegos. 

Diego Armando siempre se sintió atraído por las artes manuales, desarrolló sus habilidades y hoy es un diseñador gráfico de 32 años de edad, egresado de la Academia de Dibujo Profesional. Trabaja como freelancer y se gana la vida alimentando la actividad que más disfruta, el Cosplay. Además, importa mercancía como pelucas y accesorios, oferta series de Anime y en su página de Facebook comparte paso a paso cómo elabora algunos de sus proyectos, resuelve inquietudes de sus admiradores y aconseja a cosplayers en desarrollo. 

Con experticia recrea personajes en tres dimensiones que usualmente viven en dos, crea un espacio para la convivencia entre la realidad y la ficción, diseña los patrones y modelos para su disfraz y busca los materiales precisos para la elaboración de su producto. “Qué pereza salir a buscar telas y no encontrar la indicada. Not funny”, dice en su más reciente estado de Facebook.
Trabaja desde su casa, cuando su proyecto es muy ambicioso consigue ayuda de amigos y recibe asesoría de su padre en la elaboración de accesorios o armas. 

El Cosplay le ayudó a afianzar lazos familiares: “mi papá siempre fue figura proveedora, asi que no nos veíamos mucho, al fallecer mi mamá me interesaba lo que él hacía y me servía, conectamos a nivel Cosplay”.En Cali, el Centro Cultural Comfandi sirve como escenario para el libre desarrollo del Cosplay. Mensualmente, jóvenes de diversas edades comparten allí su afición por la cultura de Asia oriental, los videojuegos, cómics, entre otros. En la actualidad el evento mensual Shinanime alberga alrededor de 1500 personas. 

Los retos de un Cosplayer 

En Colombia, desempeñarse como Cosplayer no es fácil, se requiere de mucha creatividad, conocimiento en manejo de materiales, presupuesto y actitud.
La apariencia física es uno de los obstáculos y aquí radica su arte, Larry dice que “había muchas figuras físicas que yo quería llenar y no podía…, me dije a mí mismo, ¡todo se puede solventar!, siempre hay una faja para quitarme lo gordito, unos lentes para el color de los ojos, unos zapatos para ganar estatura, la autoestima fue la que trabajé inicialmente porque no me sentía bien, no me agradaba a veces a mí mismo”. 

Fortalecer este aspecto es importante para enfrentarse a agresiones como el ‘bulling’ que es bastante frecuente en este gremio; en competencia se generan muchas rivalidades y es un ejercicio de exposición al público, por lo tanto debe estar preparado emocionalmente a críticas.
Larry aconseja documentarse sobre el personaje, estudiar sus movimientos y gestos en detalle y sobre todo respetar el personaje; además, ”manejar el ego. No dejes que el ego te gane; trabaja en una buena interpretación y cuida la autoestima”. 

Larry es uno de los más reconocidos en esta actividad en Colombia. Por eso, después de haber representado al país a nivel competitivo, ahora disfruta participando como jurado en diversos certámenes similares. “Desde siempre, Halloween ha sido mi fecha favorita del año, ahora disfruto más saliendo un 31 de octubre a mirar los disfraces de los demás que disfrazarme, yo ya lo puedo hacer cualquier día del año”. 

En Colombia, desempeñarse como Cosplayer no es fácil, se requiere de mucha creatividad, conocimiento en manejo de materiales, presupuesto y actitud. 

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more

DOS JOVENES COSPLAYER Y SUS INICIOS

Es lunes festivo en Colombia y muchos aprovechan para dormir, otros prefieren ir al río y quienes tienen más posibilidades, a piscina o finca. Sin embargo, en un edificio del centro de Cali, el Centro Cultural Comfandi, dos pisos y un auditorio son utilizados por jóvenes que no pasan de los 18 años.

Pero no solo por ellos, también hay adultos acompañando a sus hijos, otros venden artículos alusivos a la actividad que se desarrolla y unos más están allí simplemente porque comparten el gusto por el anime, los videojuegos o la cultura japonesa.

Incluso, hoy una pareja de amigos se disfrazará para representar a su personaje favorito en la realidad, una actividad conocida como cosplay.

Los dos tienen 15 años; Antonio Ramírez es habilidoso en los videojuegos. Por su parte, Camila adora el anime y tiene gran gusto por el dibujo. Amigos de colegio que se sienten sintonizados, están cómodos dentro del Shinnanime y son aceptados con sus gustos. Él es más de los videojuegos, rápidos, rudos, violentos, como Naruto o Prototype.

                                                     Camila y Antonio, compartiendo durante el Shinnanime.

Alex Mercer, el protagonista de Prototype, es precisamente el personaje al que representa, un científico con poderes “bien mamados”, es decir, poderoso. Disfrazado así, se siente bien porque puede ser niño y divertirse siendo alguien tan poderoso. Debajo de la chaqueta negra, la chompa gris que no deja ver sus ojos, su pantalón de jean azul, sus converse negros y su arma tipo cuchilla que suplanta su mano, hay un joven blanco, delgado y de buena altura. Busca palabras y encontrar las respuestas con nervios, con sus ojos.

A su lado se encuentra Camila, sosteniendo un martillo gigante de color gris, con un mango largo de casi un metro. Viste una blusa blanca  y chaleco rojo, su falda es corta y verde. En su rostro resaltan los ojos grandes, su cabello está recogido en dos colas, retorcidas, como en rizos. Representa lo que llaman kawaii, algo que, según ella, es muy tierno, chiquito, bonito y de ojos grandes. Con voz más fuerte y decidida, Camila habla de su personaje, Kokoa, una chica vampiro de carácter rudo, de Rosario + Vamipire, un manga representado en el anime que se desarrolla en una academia de vampiros hasta que llega un humano que no sabe en dónde se encuentra.

                                                      Alex Mercer, protagonista de Prototype, representado por Antonio 

Este es el segundo personaje que representa; el primero fue Mario, en versión femenina. Le costó regaños pues quería lucir una falda corta que a la vista de su mamá no era apropiada. Pero terminó cediendo e incluso la ayudó. Esta vez quería la compañía de su amigo, a quien le pidió que la acompañara al evento, realizando un cosplay.

Era su primera vez y fue un poco difícil decidirse ya que, aunque había asistido al shinnanime en varias ocasiones, esto no era bien visto por su madre. Ante la indiscreta pregunta sobre si su madre tiene muchas cruces en su casa, responde entre risas “sí, es muy cristiana”.

Para ella, son cosas diabólicas, incluso acusa a quienes practican anime (una actividad que no tiene un buen color ante sus ojos, es oscuro y para nada bueno) de ser para niños asociales y suicidas, metiendo a su hijo en ese costal de prejuicios. Tampoco está de acuerdo con los videojuegos. Él no se siente así y lo niega. En cambio, su padre no muestra mucho interés en esto.

En cuatro días lograron terminar su traje. Lo cosió ella misma con ayuda de su papá, al igual que su gran martillo. El traje de Antonio era muy sencillo, su chaqueta estaba cubierta de algunos elementos en papel que le daban el aspecto similar al de su personaje; lo complicado fue fabricar el arma, para la que utilizó yeso, cartón, icopor y mucha pintura.

Dentro del shinnanime dicen sentirse bien, tal vez sea porque además de caminar tranquilos les piden fotos, porque coinciden en gusto por los personajes, porque tal vez logran un buen diseño. De alguna manera llaman la atención con estas representaciones físicas de personajes de la ficción que consideran geniales en un evento que los hace sentirse completos.

  José David Ortiz

  @P97jose