PLAZA CAYZEDO, EN MEDIO DE LA INFORMALIDAD

Es muy común ver a diario gran cantidad de vendedores que transitan por las calles ofreciendo a sus clientes productos necesarios, útiles y a bajo costo, con la justificación de llevarles de comer a sus familias.


Por: Claudia Lorena Lasso Cuéllar

@claudita193


Las cifras lo confirman: “en Colombia, según el Dane, los pobres llegan a 14 millones y en Cali a 508.000” Tomado del blog Esto sucede a pesar de que diferentes gobernantes sostienen que la pobreza ha disminuido a su mínima expresión.

Los vendedores de las calles son objeto de condiciones inciertas de trabajo, falta de seguridad social y múltiples prohibiciones, entre otras.

De acuerdo con el artículo 4.6.1 de los derechos colectivos, “…Cuando una autoridad local se proponga recuperar el espacio público ocupado por vendedores ambulantes titulares de licencias o autorizaciones concedidas por el Estado, este deberá diseñar y ejecutar un adecuado y razonable plan de reubicación de dichos vendedores ambulantes de manera que se concilien en la práctica los intereses de pugna”. Decisiones que uno a uno, los mandatarios locales han ido aplazando.

Un claro ejemplo se ve en la Plaza Cayzedo, donde día a día es común encontrarse con ventas que van desde agua hasta cigarrillos. Policías de la zona, vendedores y encargados del espacio público, cada uno tiene su propia versión.

Las contradicciones aparecen cuando se les pregunta a vendedores y encargados del espacio público sobre las ‘recogidas’; algunos trabajadores ambulantes como Alexander aseguran que “aquí es prohibido trabajar, los policías sacan a los trabajadores por la mañana, al medio día, por la tarde, todo el día”.

Carlos Navia, encargado del espacio público, argumenta: “nosotros pasamos a socializar con los vendedores y advertirles que su permanencia en la Plaza es indebida, días después de realizada la gestión llegamos con la policía en un carro grande negro, para recoger la mercancía de quienes omitieron el aviso”.

Además, algunos vendedores aseguran que deben pagar por recuperar sus cosas. “Cuando la policía realiza los desalojos, se nos llevan el puesto con el surtido y para sacarlo, hay que pagar 300 mil pesos en el CAM”, expresa Viviana.

Pero Navia contra argumenta que “a los trabajadores no se les cobra multa al momento de hacer la devolución de sus pertenencias. Lo único que no se les devuelve son cigarrillos, piratería y licores; de resto, pasados aproximadamente quince días, todo se les devuelve con la constancia de entrega (que se les elabora) cuando se recogen las cosas”.

Ninguno de los vendedores tiene permiso en la Plaza, pues al ser considerado un atractivo turístico, se piensa que los trabajadores ambulantes entorpecen el paso de propios y visitantes; aun así, es muy común encontrar ventas de dulces, agua, jugos, tintos y demás productos.

Otra de las mencionadas contradicciones queda en evidencia, cuando el auxiliar de policía Gaviria asegura que “en la Plaza Cayzedo se respeta la antigüedad (más de 20 años) de los trabajadores informales”, lo que significa que son personas a quienes no se les ‘toca’ la mercancía. Asegura además que “son ellos mismos quienes se encargan de cuidar el espacio de los nuevos vendedores que llegan a posicionarse”.

Sin embargo, Navia manifiesta que “después de que sea venta ambulante, no puede estar en esta zona. Aquí, no hay ningún vendedor ambulante al que se le respete la antigüedad y nadie tiene permiso, por lo menos no en esta zona”.

Pero asegura que a los vendedores de frutas, ‘mecato’ y demás alimentos no se les incauta la mercancía; “las personas que venden esos productos, no tienen problema, siempre y cuando no estén siempre en el mismo lugar. Si se estacionan, pasa a incautárseles los excedentes, es decir, sillas, sombrillas, carpas y estos elementos son devueltos 15 días después”.

Es muy común ver a los emboladores; en el sector de la Plaza Cayzedo se les permite ubicar siempre y cuando tengan un cliente; de no ser así, se les informa que deben moverse del lugar.
William Saavedra, un santandereano obligado a vivir en Cali y lustrador con cinco años de antigüedad, asegura que nunca le han quitado las cosas porque “cuando los veo cerca, escondo la caja, o salgo y me voy porque ya sé la vuelta”.

“A veces, cuando ellos (Espacio Público) no vienen tan temprano, nos ubicamos en una banca y después estamos un rato en una parte, otro rato en otra y así, hasta que por ahí a las cuatro de la tarde ellos se van”, agrega Saavedra.

Álvaro, otro de los vendedores ambulantes de la zona, dice que siempre ha estado ahí y a pesar de que le han hecho advertencias, nunca le han quitado la caja en la que comercializa cigarrillos. “Yo me paso el día dando vueltas por acá, y sé que el día en que me quiten la caja no me la devuelven, por el producto que vendo, y que si la recogen toca pagar una multa, dizque de 200 mil”.
En medio de contradicciones, días soleados y en muchos casos ventas difíciles, la jornada llega a su fin y con ella se acaban los miedos que durante el día persisten por la posible aparición del ‘Lobo’, que no avisa cuándo vendrá, sólo aparece y en medio de sus feroces dientes, se lleva la única opción de quienes trabajan en medio de la informalidad.

Galeria de fotos:   

Fotos por: Johana Castillo @johacastillo331

PLAZA DE MERCADO DE SILOÉ: PÉRDIDA PATRIMONIAL

PLAZA DE MERCADO DE SILOÉ: PÉRDIDA PATRIMONIAL

Autor: Héctor Fabio Grueso.

Facultad de Humanidades y Artes

Es un ambiente caluroso se comercializa todo tipo de cachivaches como licuadoras, teléfonos, libros, y hasta ropa usada. Dejó de ser una plaza donde se vendían sólo frutas y verduras, debido a que para el mercado campesino ya no era negocio estar todos los días dentro de la plaza.

La Directora de Planeación Municipal, María Grace Figueroa, indicó que en el Plan de Desarrollo vigente para Cali sí se piensa mejorar las galerías, pero que hoy es un tema delicado porque no hay fallo sobre si son bienes de uso público, de Emsirva o bienes fiscales.

Los comerciantes argumentan que se encontraban aislados de las áreas donde hay más circulación de clientela que ahora acude a las grandes superficies que se han ido instalado alrededor de la plaza como Súper Inter, Olímpica y graneros de la comuna 20.

Honorio Palacios (50 años) es vendedor ambulante del sector de Siloé. Todos los días, se levanta a las cinco de la mañana con un propósito en su mente: poder seguir adelante con sus dos hijos de 6 y 8 años, que tienen que subsistir con la ayuda de su negocio de frutas y jugos naturales ubicado en la calle, diagonal al Súper Inter.

Hasta hace dos años, este vendedor ambulante hacía parte de la plaza de Siloé, pero ahora le va mucho mejor en la calle, donde los compradores están en constante movimiento.
“La cultura de la plaza de Siloé ha llegado al olvido debido a que la clientela no se ha ido renovando. Los hijos de nuestros clientes van a las grandes áreas como Cosmocentro y Súper Inter, porque para muchos de ellos, llegar a una plaza de mercado es un oso”, asegura Honorio.

Debido a esto, muchos de los vendedores que hicieron parte de la plaza se han apropiado del espacio público, donde nadie los molesta ni los desalojan.

A pesar de que se han hecho campañas para que los vendedores que ocupan el espacio público regresen a la plaza, todas ellas han fracasado. Incluso, en 2012, los directivos de la plaza negociaron con todos los comerciantes de alrededor de ese espacio patrimonial, para que volvieran y hicieran parte de él, dándoles a cambio dos meses sin cobrarles. Tan solo duraron dos días, debido a que la gente no se desplaza hasta la plaza para comprar, y estaban perdiendo su clientela y el espacio público que habían dejado abandonado.

“Una de las alternativas es que el municipio construya una plaza de mercado que esté bien ubicada y que todos los vendedores informales que están en la calle -que por lo general han sido de aquí de la plaza- reingresen a ella. Se matarían dos pájaros de un solo tiro, debido a que nos reubican en una parte competitiva y se limpia el espacio público”, propone Eliud Guarnizo, administrador de la plaza.

Por su parte, la Directora de Planeación Municipal, María Grace Figueroa, indicó que en el Plan de Desarrollo vigente para Cali sí se piensa mejorar las galerías, pero que hoy es un tema delicado porque no hay fallo sobre si son bienes de uso público, de Emsirva o bienes fiscales.

Mientras tanto, a Honorio Palacios el sol de las calles lo hace más fuerte. Él sigue a la espera de una solución, en pie de lucha con su venta de frutas, una rutina del día a día de muchos de los vendedores ambulantes de las calles de Siloé, para poder pagar el arriendo de la pieza y conseguir para la papita.

 …muchos de los vendedores que hicieron parte de la plaza se han apropiado del espacio público, donde nadie los molesta ni los desalojan.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

Claudia la Presidenta

Claudia la Presidenta

Claudia La Presidenta Autor:  Pedro Pablo AguileraClaudia Sheinbaum Pardo ya tiene un lugar en la historia de México al ser la primera mujer en ocupar el cargo como Presidente de México. Y eso no es poca cosa en un país que se  mueve entre el machismo desbordado y el...

read more
Jardineros en la niebla

Jardineros en la niebla

Jardineros en la nieblaUna gigante de la naturaleza camina con sigilo. No es tierno como la cría de un oso de anteojos, ni colorido como el pato de los torrentes. Ella, en cambio, es extraña, solitaria y tan noble que parece no tener miedo alguno a la peligrosa...

read more
 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more