Un tintico por la paz: Colombianos en México dicen sí al plebiscito

Un tintico por la paz: Colombianos en México dicen sí al plebiscito

Sin autor

Facultad de Humanidades y Artes

Restan ochos días y ciento 92 horas para que sea domingo dos de octubre. Ese día, cuando amanezca, las tres cordilleras que abrazan Colombia serán otras: no habrá FARC.    Si es que millones de colombianos hacen ganar al sí más ambicioso del mundo. Ese que pretende desarticular a la guerrilla más longeva y multitudinaria de América Latina. La misma que tuvo alrededor de 20 mil hombres en la selva. La que hoy da un paso al frente para ofrecer perdón y reconciliación.

 Nos estamos jugando la vida- dice desde Bogotá el cronista Alberto Salcedo Ramos. Acá en La Ciudad de México, un tintico acercó a una decena de colombianos que le apuestan a la paz. Las gaitas acompañan una tarde oscura que con el cantar de Carlos Vives se vuelve acalorada. Se cuelan los abrazos y se cuentan los motivos de la distancia con la tierra, la misma que hoy los acerca.

—Yo llevo aquí más de 30 años pintando— sonríe un pintor mientras pide una arepa de huevo. —Yo llegué hace un mes hacer mi doctorado en Historia— cuenta él.

— Yo soy diseñadora gráfica y tengo mi propia empresa en comunicación visual, agrega una jovencita junto a su limonada de coco.

— Yo soy mexicano, acompaño a mi esposa que es colombiana, los acompaño por la paz, dice un papá de dos pequeñitos colombomexicanos.

La mayoría historiadores. Estudiantes de doctorado y maestría, con estudios en comunicación, periodismo, diseño, antropología. Estudiantes, escritores, artistas gráficos, colombianos todos.

 Allá en el fondo junto a una pared blanca, Natalia del colectivo Me Muevo Por Colombia, cuelga un mapa de Colombia, lo sujeta con cinta. Allí van quedando apiladas junto al lado izquierdo, las razones por las que decidieron pasar del miedo a la esperanza y jugárselas por el acuerdo de paz entre el gobierno y las FARC. Jugarle y apostarle a 259 páginas, cuatro años de negociaciones y voluntad por el diálogo:—Porque no podemos seguirnos matando— dice alguien en la primera mesa

—Por mi familia en Tumaco— cuenta una tumaqueña que se crió en Pasto por la violencia.

— Porque la paz es feminista y permitirá que millones de mujeres tengan mejor calidad de vida— señala una periodista

— Porque merecemos un país que se cuente a través de la paz y no a través de los criminales— habla otra comunicóloga a punto de romper en llanto.

Al fondo una académica habla a través de una cartulina blanca. “Soy maestra de historia y quiero que juntos escribamos una nueva Colombia”, ella menuda, suéter color algodón, se laurea de aplausos y vivas.

El mapa se ha llenado de motivos amarillos, azules y rojos. Son las razones para marcar de sí, ese tarjetón que en ocho días definirá el futuro de un país con 250 mil muertos, 52 años de guerra y 4 millones de desplazados por la violencia.

En una mesa para cuatro, una colombiana escribe en un papel azul esperanza. Si ese papel supiera lo que guarda en el corazón, tendría que mutar a libro. La violencia le borró de un soplo a todos los varones de su familia: papá y hermanos. Lleva 18 años en México y le dice sí a la paz. A su lado una periodista, con 17 años escribiendo historias de violencia, espera que pronto pueda escribir las de paz. —Para poder dormir— se le aguan los ojos, se abraza a un familiar.

 Y así dieron las ocho en El Tintico Café. Vuelve a sonar Carlos Vives, se intercambian teléfonos, se ordenan para la foto. La cámara se pone en rojo, los segundos comienzan a correr, las voces a corear “los colombianos en México votamos sí”.

 El mapa se ha llenado de motivos amarillos, azules y rojos. Son las razones para marcar de sí, ese tarjetón que en ocho días definirá el futuro de un país con 250 mil muertos, 52 años de guerra y 4 millones de desplazados por la violencia.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more

Explosión de medios

A través de la alianza Unimedios-Cepa, los estudiantes de la Facultad de Comunicación fortalecen competencias desde el mundo periodístico.

Por: Olga Behar

Directora Utópicos

Para el lanzamiento de Utópicos Web 2.0, la Unidad de Medios y el Centro de Producción Audiovisual presentaron un salón de eventos (más conocido en el argot popular como show room) que incluso nos sorprendió a docentes y estudiantes que, durante varias semanas trabajamos intensamente en la preparación de los contenidos.

Nueve mesas (otro anglicismo, stands), en los que se exhibieron las producciones de los últimos doce meses, incluían contenidos muy variados, que iban desde la marca Cali Hoy (Crónicas, Entrevistas y Documentales) hasta nuestro sello de Utópicos (Impreso, Digital y Visual), pasando por nuestro queridísimo proyecto de responsabilidad social, que se desarrolla en el Centro de Formación Juvenil  Buen Pastor, para el desarrollo de estrategias edu comunicativas, encaminado a la resocialización de adolescentes infractores. El show room fue además transmitido por los jóvenes periodistas radiales que integran el colectivo que opera la emisora virtual http://laradio.usc.edu.co/

Los 180 asistentes conocieron además la forma como se puede navegar nuestro sitio web, en el cual hemos depositado todas las ilusiones. Tenemos la seguridad de que en pocos años estaremos compitiendo de tú a tú con grandes medios periodísticos, pues lo maravilloso del nuevo mundo digital es que se ha democratizado el acceso a la información a tal punto, que ya no hay medios grandes ni chicos. Actualmente, una apuesta de calidad en el contenido tiene todas las posibilidades de llegar hasta el sitio más recóndito.

Hoy, los estudiantes que participan en las actividades de Unimedios tienen un sentido de pertenencia que ha generado una relación pasional con el periodismo, esa que escasea tanto ahora en los medios tradicionales y que en épocas pretéritas solía llamarse ‘vocación’.

La dinámica del área de expresión, de la cual forman parte Unimedios y el Cepa, tendrá un nuevo motor el próximo año, con la remodelación de nuestras instalaciones. Contaremos con una sala de redacción, donde podrán trabajar simultáneamente 36 nuevos periodistas, y diferentes espacios para el ejercicio pleno de esta noble profesión.

Con orgullo, damos la bienvenida a Utópicos web 2.0 e invitamos a nuestros estudiantes, docentes y egresados para que formen parte de este nuevo y apasionante reto.