Segundas oportunidades para animales abandonados

Segundas oportunidades para animales abandonados

Autoras: Nicoll Perea Muñoz | Valentina Salazar Valencia | Nathalia Sánchez Motato.

Facultad de Humanidades y Artes

En un mundo lleno de maldad y adversidades, hay quienes eligen enfrentar el dolor ajeno con determinación, motivados por un profundo sentido de compasión, para marcar la diferencia en la vida de los que no pueden defenderse: los animales callejeros.. 

El compromiso y la bondad de individuos y organizaciones hacia los animales callejeros reflejan un rayo de esperanza en medio de la adversidad. Estas historias de rescate y adopción muestran cómo el amor y la compasión pueden transformar vidas, tanto las de los animales como las de quienes los acogen, resaltando la importancia de brindar oportunidades y cuidado a los seres más vulnerables de nuestra sociedad.

El abandono de animales es más que una simple irresponsabilidad, es un reflejo de cómo la sociedad falla en la búsqueda del bienestar y la protección de esos seres vulnerables. Ante esta situación, se han creado fundaciones que buscan construir un refugio seguro para esas criaturas desamparadas.

Una de las fundaciones es Lazarolandia, ubicada en la ciudad de Cali. Su misión es cuidar y rescatar perros y gatos enfermos que han sido dejados a su suerte, enfrentando altas temperaturas y múltiples riesgos en las calles. Una de sus encargadas, quien dijo llamarse ‘Chechy’, cuenta que los procesos de adopción son muy meticulosos y se aseguran de que los animales queden en buenas manos.

Otra fundación es la Kilamara, que desde hace dos años hace rescates en la ciudad. Sus líderes son conscientes de los riesgos que implica tratar animales en condición de abandono, pero esto no es impedimento para cuidarlos y encontrarles un lugar seguro en donde puedan ser amados. Juan Manuel Rengifo, encargado de la logística de adopción cuenta que “como fundación nuestra forma de contribuir en la labor es asegurarnos que nuestros animalitos queden en buenas familias y tengan muy buena vida”.

Hay casos en los que los adoptantes los devuelven a la fundación porque no pueden hacerse cargo.

Rengifo comparte que la situación de dos pequeños gatos ha marcado mucho su vida porque fueron encontrados en una situación deplorable en las calles de Cali, su equipo hizo todo lo posible para poder ayudarlos y considera que están vivos de milagro. Asegura que estos gatos no pueden ser separados porque son dependientes el uno del otro y eso ha sido una dificultad en su proceso de adopción. Actualmente se encuentran en la fundación sanos, felices e inseparables.

La historia de algunos animales ha tocado el corazón de personas que decidieron adoptarlos, como María Ximena Valencia. Ella relata que un día navegaba por Instagram y se encontró una publicación de unos gatos tigrillos de apenas un mes de nacidos, que estaban dando en adopción. Al ver los comentarios se percató de que todos encontraron hogar menos, al que nadie quería por no ser tigrillo sino negro. “Sentí mucho coraje, pues ¿cómo es posible que existan personas que rechacen un animal solo por el color de su pelo? Por eso decidí darle una oportunidad al animalito y es lo mejor que me ha pasado en un gran tiempo”.

La llamó Mía Sofía e inmediatamente su vida empezó a cambiar. Aquellos que le decían que la gata traería mala suerte a su vida estaban equivocados, porque Mía trajo felicidad y armonía a su hogar. Así fue como conoció el amor por los gatos, tanto que la llevó a adoptar a su segunda mascota.

                                                                                              

La labor de rescatar perros y gatos ha tenido el protagonismo de otras personas con un gran corazón, como María Fernanda Cuero, una ama de casa que, desde hace 4 años, se dedica a brindar segundas oportunidades a animales abandonados. Comenta que nunca se hubiera imaginado el cambio que tendría su vida luego de empezar esta labor, pues anteriormente los felinos y los perros no eran de su agrado, al punto de sentir cierto miedo de estar cerca de ellos. Esa situación cambió cuando llegaron a su hogar dos gatos bebés que habían sido abandonados. Llena de nerviosismo les dio la bienvenida a su hogar y pasados unos días la conexión entre los tres fue única.

Pero, por falta de experiencia, no los llevó al veterinario y los gatos poco a poco se fueron enfermando: “Desafortunadamente, no les sacamos exámenes de sida y ya venían enfermos, poco a poco fueron debilitándose hasta que uno de ellos quedó parapléjico y debí sacrificarlos”.

Su paso por la vida de María Fernanda Cuero fue muy efímero, pero le dejaron un profundo amor por los animales. Y, sobre todo, el propósito de salvar vidas. Actualmente, Cuero tiene 3 felinos en su casa, todos recatados por su esposo y por ella. El último gato que rescató, llamado Brown, fue el que más desafíos les significó, pues estaba muy débil y los exámenes revelaron que tenía una infección en su piel y sus dientes, además de cáncer; pero nada de eso fue impedimento para poder darle otra oportunidad de vida.

                                                                                              

Después de muchos tratamientos, baños medicinales y amor, Brown ahora es un gato lleno de vitalidad, que juega con sus dueños y poco a poco va ganándole la batalla al cáncer. “Cuando llegó Brown a nuestras vidas era un gato muy nervioso, se mantenía escondido y lejos de los demás, pero al ir recuperándose comenzó a jugar y a demostrar confianza, es como si fuera otro”, agrega.

Historias con un inicio devastador y difícil, con la ayuda de voluntarios dispuestos a cambiarle la vida a un ser indefenso, pueden concluir en un muy feliz final. Es el caso de Malcolm Perea Moreno y Laura Muñoz, una pareja que hace 11 años decidió cambiar la vida de un animal y rescatarlo; encontraron cerca de Cali a Estrella en una bolsa de basura, sucia y desnutrida.

Laura y Malcolm no dudaron en socorrerla y adoptarla para que, junto a esta familia, tuviera una segunda oportunidad. “Estrella trajo alegría a este hogar, pero sobre todo nos dio a conocer el mundo de la adopción y lo importante que es brindarle amor a un ser indefenso, el amor hacia las mascotas no es algo que se debería comprar”, relató Laura Muñoz.

Así como las personas ayudaron y salvaron a sus mascotas, ellos con su compañía y amor les agradecen su bondad y se convierten en parte esencial de la familia.

El compromiso y la bondad de individuos y organizaciones hacia los animales callejeros reflejan un rayo de esperanza en medio de la adversidad. Estas historias de rescate y adopción muestran cómo el amor y la compasión pueden transformar vidas, tanto las de los animales como las de quienes los acogen, resaltando la importancia de brindar oportunidades y cuidado a los seres más vulnerables de nuestra sociedad.

En un mundo lleno de maldad y adversidades, hay quienes eligen enfrentar el dolor ajeno con determinación“.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

Claudia la Presidenta

Claudia la Presidenta

Claudia La Presidenta Autor:  Pedro Pablo AguileraClaudia Sheinbaum Pardo ya tiene un lugar en la historia de México al ser la primera mujer en ocupar el cargo como Presidente de México. Y eso no es poca cosa en un país que se  mueve entre el machismo desbordado y el...

read more
Jardineros en la niebla

Jardineros en la niebla

Jardineros en la nieblaUna gigante de la naturaleza camina con sigilo. No es tierno como la cría de un oso de anteojos, ni colorido como el pato de los torrentes. Ella, en cambio, es extraña, solitaria y tan noble que parece no tener miedo alguno a la peligrosa...

read more
 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more