Diego Ayala, Fundador del grupo ‘En bici-Arte’

Lo que en un principio surgió sólo como la publicación en internet de fotografías que promovían una conciencia ambientalista, rápidamente tomó fuerza y es lo que ahora se ha transformado en un movimiento urbano a favor de la bicicleta, que traspasa los límites digitales y forma parte de una realidad en Cali, donde los ciclistas reclaman pacíficamente la creación de ciclorutas que cuenten con seguridad.

Por: Verónica Castillo

vcastillo@uabc.edu.mx

Diego Ayala, ambientalista y profesor de educación física, es un inconforme por la falta de vías seguras para los ciclistas. Es el líder y fundador de este proyecto urbano que lleva como nombre ‘En Bici-Arte’.

¿Qué es ‘En Bici-Arte’?
Es un movimiento urbano que tiene como objetivo la promoción del uso diario de la bicicleta, generando un cambio social a partir de un trabajo de conciencia tanto del ciclista como de los demás. Realizamos ciclo paseos, comenzamos saliendo a la bicicleteada sólo el último miércoles de cada mes pero debido al gran interés de la gente ha exigido que ahora se realicen todos los miércoles.

¿Cómo surge ‘En Bici-Arte’?
Comienzo a publicar fotografías de Internet en mi Facebook, reclamando al gobierno sobre la situación, sin embargo al poco tiempo me doy cuenta de que esto no daría ninguna respuesta, así que decidí dar un giro comenzar a publicar estas mismas fotos pero ahora promoviendo el ambientalismo y uso de la bicicleta como medio de transporte y es ahí cuando comencé a recibir respuestas favorables.

¿Qué promueve ‘En Bici-Arte’?
Principalmente el uso diario de la bicicleta como elemento benefactor del cambio social-ambiental; hay días en los que nos dedicamos a limpiar algunas áreas de la ciudad y tenemos un activismo pacífico mediante los ciclo paseos, con un sentido cívico pacifista.

¿Cuáles son los principales objetivos como grupo urbano?
Realizamos un activismo pacífico en favor de la exigencia de ciclo rutas seguras para transportarnos, buscamos que se genere un ambiente propositivo entre los integrantes del grupo, hacia un sentido de identidad, porque ‘En Bici-Arte’ lo conformamos todos y por tanto debemos pensar en un nivel distinto, proponiendo en lugar de sólo obedecer; así mismo, buscamos un reconocimiento del grupo por el gobierno y la sociedad en general.

¿Han buscado un diálogo o acuerdos con el gobierno de Cali?
No hemos gestionado ningún tipo de acuerdo con el gobierno, en un principio intentamos hacerlo, pero resulta sumamente difícil establecerlo, así que hemos optado por la apropiación del espacio, hacer cilclo paseos y en ocasiones plantones para hacernos presentes, que la gente y el gobierno sepa que existimos y queremos ser escuchados, haciendo uso de nuestra libertad de expresión.

¿Qué beneficios tiene andar en bicicleta?
La bicicleta tiene muchos beneficios, podemos hablar de una mejoría en la salud y el estado físico, ya que hacemos ejercicio al tiempo que disfrutamos del paseo

‘UNA NOCHE EN BICI-ARTE’

‘UNA NOCHE EN BICI-ARTE’

Autor: Lina Margarita Williams Franco.

Facultad de Humanidades y Artes

¿Qué carajos estoy haciendo aquí?, ¿En qué momento se me ocurrió venir sola? Lo que se planteó como un acto pacífico, está a punto de convertirse en una batalla campal.
Cada vez son más los carros que se suman al trancón, en medio de arengas que exigen enviciarte. Nadie entiende de qué se trata y algunos intentan huir, pero la masa se mueve en su contra.

Sé qué estoy haciendo aquí: apoyo una iniciativa por el medio ambiente, que se abre camino entre la gente a través de una bicicleta porque “ciclistas urbanos somos, con conciencia ambiental y de la otra, clandestinos somos”. 

En la distancia, alcanzo a divisar cuatro policías. Tengo miedo, pero no quiero abandonar este barco constituido por más de un centenar de clandestinos urbanos, que está anclado en el hundimiento de la Avenida Colombia. “Déjenme salir, que yo sí trabajo”; grita un hombre que en su afán por llegar a su destino atropella a un compañero con su moto. El calor comienza a subir, el ánimo a exacerbarse y la policía a intervenir. 

Algunos comienzan a correr, otros no dejan de gritar y yo no dejo de preguntarme ¿Qué carajos estoy haciendo aquí?‘En bici-arte’ es una iniciativa que nació un día cualquiera, una tarde de desocupe cuando frente a su computador, mientras compartía fotos y artículos asobre bicis en su muro de Facebook, Diego Ayala, egresado de la Facultad de Educación de Univalle, pensó en fomentar el uso de la bicicleta de la única forma posible: montando en ella. 

Al principio se realizaba el segundo miércoles de cada mes, pero la masiva asistencia de los participantes ha exigido que se reúnan todas las semanas. Desde las siete de la noche, se inicia el recorrido en el Parque de las Banderas. Lo que jamás imaginó Diego fue el gigante que arrastrarían sus pedales y el sentido de identidad y solidaridad que se ven reflejados, una vez más, en esta parte del recorrido. 

Parece que se van a llevar a un guerrero y, así como los mosqueteros, nosotros somos: ‘Uno para todos y todos para uno’. “Aquí no se abandona a nadie”, exclama Diego. 
Cada vez llegan más motorizados, la fuerza pública ejerce una autoridad que no se escucha en medio de este desorden que ahora se acrecienta por un taxista que, no contento con atropellar a otro ciclista, se baja amenazando al grupo con una pesa enorme. 

Mide casi 1.80 metros y su masa corporal no se compara con la del chico que lo reta con un palo de guadua, que ante la intimidación convierte su artilugio en un arma corto punzante.No sé cuánto tiempo llevemos aquí, pero el amor al arte se nos está saliendo de las manos y de este pequeño infierno puede nacer la llama que queme las buenas intenciones. Las mismas que, según Diego, buscan “construir con las cicletiada un cambio generacional, crear alternativas de desplazamiento, reclamar espacio en las vías”. 

El director de esta obra, además, grita en coro: “¡Es mejor en bicicleta!” 

Por fin, el recorrido se reanuda. Ante mis ojos se levanta un tapete de colores adornado por caballitos de acero, patinetas, algunos pares de zapatos con llantas en línea y un velocípedo montado por su comandante, a quien le gusta que lo llamen el Ché. Además, está ‘La Coja’; entiendo que viene de vez en cuando y lo hace acompañada de Nacho. El alias se lo ganó porque en su llanta principal, el buje se encuentra ubicado de manera lateral, convirtiendo su caminar en una danza con ritmo diferente. 

Ya de vuelta, nos aproximamos al Parque de las Banderas, el recorrido ha terminado y yo ya sé qué estoy haciendo aquí: apoyo una iniciativa por el medio ambiente, que se abre camino entre la gente a través de una bicicleta porque “ciclistas urbanos somos, con conciencia ambiental y de la otra, clandestinos somos”. 

 …“ciclistas urbanos somos, con conciencia ambiental y de la otra, clandestinos somos”.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more