Jardineros en la niebla

Jardineros en la niebla

Por: Alejandro Ortega|Kelly Portocarrero|Juan Diego Marroquín.

Facultad de Humanidades y Artes

Una gigante de la naturaleza camina con sigilo. No es tierno como la cría de un oso de anteojos, ni colorido como el pato de los torrentes. Ella, en cambio, es extraña, solitaria y tan noble que parece no tener miedo alguno a la peligrosa codicia de los cazadores.

La bestia olfatea con una particular trompa que evoca, de cierta manera, a los elefantes que viven al otro extremo del mundo. Aunque lejos de emparentar con esos paquidermos, la danta del páramo es quizás la maravillosa adaptación evolutiva de un equino”.

“La bestia olfatea con una particular trompa que evoca, de cierta manera, a los elefantes que viven al otro extremo del mundo. Aunque lejos de emparentar con esos paquidermos, la danta del páramo es quizás la maravillosa adaptación evolutiva de un equino”. Así lo asegura Carlos Andrés Hurtado, un apasionado por los animales y además acostumbrado a escuchar a los niños llamar a esta especie “oso hormiguero grande”, “cerdito”, “elefante pequeño” y muchos otros apodos que saltan de la imaginación, hacia una especie tan extraña frente a sus ojos.  

                                                                           

Con su caminar lento y las pezuñas perfectas que usa para aferrarse a las escarpadas rocas de la cordillera, avanza entre la vegetación apenas visible sobre la espesa niebla que caracteriza el amanecer en Los Andes. Las Dantas de Páramo, podan y devoran la mayor cantidad de plantas como si se tratara de un jardinero con cuatro patas, para saciar el apetito que supone pesar unos 250 kilos, hasta que tal apetito termina en una excreción que devuelve al suelo la futura descendencia de estas plantas.  

Mientras sus parientes se bañan en las aguas del río Amazonas y disfrutan del clima húmedo en las espesas selvas del trópico colombiano, a esta criatura le toca llevar un denso pelaje para el frío, junto con un cuello grueso que la proteja de las letales mordeduras de los osos. Aunque estas increíbles adaptaciones se quedaron cortas para evitar que el ser humano, su mayor depredador, las llevara al libro rojo de especies amenazadas, con tan solo una escopeta entre sus manos. 

La directora de la fundación Zoológica de Cali María Clara Domínguez es una de las personas más comprometidas en proteger las especies en Colombia, pues, como ella relata, “los humanos deforestaron el páramo, desataron enfermedades, trajeron ganado a lugares donde antes vivían otras especies, que mantenían el equilibrio necesario para garantizar la subsistencia de estos mágicos espacios rebosantes de diversidad”.  

Para un animal poco conocido como la danta, es de gran ayuda que cada vez más personas conozcan esta especie y puedan comprometerse con su cuidado. Sería de gran ayuda lograr algo similar al trabajo que se realiza en pro de especies como los osos de anteojos, los cóndores o la rana dorada, de los cuales se habla con más frecuencia y se producen documentales o reportajes.  

Juntos en castidad 

Lejos de casa, una pareja californiana de dantas cuyo origen es desconocido regresó en el año 2006 cerca a esas cordilleras por donde alguna vez caminaron sus ancestros. Pero esta vez, su tarea era hacer parte de un programa de reproducción para salvar a la amenazada especie en el país. 

El proyecto iba bien hasta que, de forma inesperada, Carlos Andrés Hurtado, junto con otras personas, presenciaron el triste deceso del macho, que no se acostumbró a su nueva vida en el zoológico de Cali y terminó por dejar viuda a quien había sido su compañera en aquella travesía.  

A Sedona le tocó vivir sola en su recinto, hasta que un galán bautizado como Mayo apareció en el camino. El único problema fue que ese nuevo pretendiente era tan solo un bebé, a quien un cazador sin piedad le habría arrebatado cruelmente la vida de su madre. Esta diferencia de edad no tardó en interponerse con el destino de estos dos huéspedes del zoológico, para nuevamente impedir que Sedona por fin se convirtiera en madre. Así que estos seres se vieron en la oscura obligación de pasar los días haciéndose compañía, pero en una relación de castidad.  

Los zoológicos son mucho más que el lugar perfecto para pasar un domingo en familia. Tal vez estos rebosantes espacios de vida sean los bancos para preservar aquellas criaturas, a las que la intervención humana les robó la posibilidad de habitar sus propios territorios. Como la danta del páramo, que desafortunadamente solo cuenta con ejemplares cautivos en la ciudad de Cali y en el zoológico de Los Ángeles, en Estados Unidos.  

La guerra no está perdida, las poblaciones en estado natural se han mantenido estables, gracias al trabajo de personas que saben lo importante que es preservar los tesoros naturales, para la salud del planeta y la supervivencia de todos.  

Caen los últimos rayos de sol en la ciudad de Cali, cuando los visitantes del zoológico, como Thomas Barragán y su madre Eris Ardila, contemplan a Sedona y Mayo, entretenidos con sus últimos movimientos, antes de la hora en que los protagonistas de cuatro patas se vayan a descansar. “Me llama la atención su trompa, encuentro un parecido con el cerdo y realmente he visitado muchas veces el zoológico, pero nunca había prestado atención a este animalito, me parece interesante conocerlo y saber de su importancia”, comenta la madre de Thomas, quien encuentra emocionante cada animal que observa.  

A su vez, Thomas (6 años) opina que “son más grandes de lo que pensaba y su trompa parece la de un elefante pequeño”. No cabe duda de que la trompa es el mayor atributo de la danta de Páramo, pero, desafortunadamente muchos visitantes pasan por ese recinto sin conocer la especie tan especial que tienen ante sus ojos. Además, no se dan cuenta de que es toda una proeza mantenerlas en un zoológico y, más difícil aún, asegurar su presencia en Los Andes por muchos años más. 

Quizá a la generación siguiente de Thomas, el niño amante de los animales, no le vaya a quedar tan fácil conocer una danta en vivo, pero será posible su perdurabilidad mientras haya una pequeña esperanza, como el embrión que crece en el vientre de una danta, reportada por los Parques Nacionales Naturales de Colombia, hace tan solo unos días.  

Sin temor a equivocarse, estos animales van a pastorear entre la niebla, por muchos años más.  

                                                                       

La directora de la fundación Zoológica de Cali María Clara Domínguez es una de las personas más comprometidas en proteger las especies en Colombia”.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more

Segundas oportunidades para animales abandonados

Segundas oportunidades para animales abandonados

Autoras: Nicoll Perea Muñoz | Valentina Salazar Valencia | Nathalia Sánchez Motato.

Facultad de Humanidades y Artes

En un mundo lleno de maldad y adversidades, hay quienes eligen enfrentar el dolor ajeno con determinación, motivados por un profundo sentido de compasión, para marcar la diferencia en la vida de los que no pueden defenderse: los animales callejeros.. 

El compromiso y la bondad de individuos y organizaciones hacia los animales callejeros reflejan un rayo de esperanza en medio de la adversidad. Estas historias de rescate y adopción muestran cómo el amor y la compasión pueden transformar vidas, tanto las de los animales como las de quienes los acogen, resaltando la importancia de brindar oportunidades y cuidado a los seres más vulnerables de nuestra sociedad.

El abandono de animales es más que una simple irresponsabilidad, es un reflejo de cómo la sociedad falla en la búsqueda del bienestar y la protección de esos seres vulnerables. Ante esta situación, se han creado fundaciones que buscan construir un refugio seguro para esas criaturas desamparadas.

Una de las fundaciones es Lazarolandia, ubicada en la ciudad de Cali. Su misión es cuidar y rescatar perros y gatos enfermos que han sido dejados a su suerte, enfrentando altas temperaturas y múltiples riesgos en las calles. Una de sus encargadas, quien dijo llamarse ‘Chechy’, cuenta que los procesos de adopción son muy meticulosos y se aseguran de que los animales queden en buenas manos.

Otra fundación es la Kilamara, que desde hace dos años hace rescates en la ciudad. Sus líderes son conscientes de los riesgos que implica tratar animales en condición de abandono, pero esto no es impedimento para cuidarlos y encontrarles un lugar seguro en donde puedan ser amados. Juan Manuel Rengifo, encargado de la logística de adopción cuenta que “como fundación nuestra forma de contribuir en la labor es asegurarnos que nuestros animalitos queden en buenas familias y tengan muy buena vida”.

Hay casos en los que los adoptantes los devuelven a la fundación porque no pueden hacerse cargo.

Rengifo comparte que la situación de dos pequeños gatos ha marcado mucho su vida porque fueron encontrados en una situación deplorable en las calles de Cali, su equipo hizo todo lo posible para poder ayudarlos y considera que están vivos de milagro. Asegura que estos gatos no pueden ser separados porque son dependientes el uno del otro y eso ha sido una dificultad en su proceso de adopción. Actualmente se encuentran en la fundación sanos, felices e inseparables.

La historia de algunos animales ha tocado el corazón de personas que decidieron adoptarlos, como María Ximena Valencia. Ella relata que un día navegaba por Instagram y se encontró una publicación de unos gatos tigrillos de apenas un mes de nacidos, que estaban dando en adopción. Al ver los comentarios se percató de que todos encontraron hogar menos, al que nadie quería por no ser tigrillo sino negro. “Sentí mucho coraje, pues ¿cómo es posible que existan personas que rechacen un animal solo por el color de su pelo? Por eso decidí darle una oportunidad al animalito y es lo mejor que me ha pasado en un gran tiempo”.

La llamó Mía Sofía e inmediatamente su vida empezó a cambiar. Aquellos que le decían que la gata traería mala suerte a su vida estaban equivocados, porque Mía trajo felicidad y armonía a su hogar. Así fue como conoció el amor por los gatos, tanto que la llevó a adoptar a su segunda mascota.

                                                                                              

La labor de rescatar perros y gatos ha tenido el protagonismo de otras personas con un gran corazón, como María Fernanda Cuero, una ama de casa que, desde hace 4 años, se dedica a brindar segundas oportunidades a animales abandonados. Comenta que nunca se hubiera imaginado el cambio que tendría su vida luego de empezar esta labor, pues anteriormente los felinos y los perros no eran de su agrado, al punto de sentir cierto miedo de estar cerca de ellos. Esa situación cambió cuando llegaron a su hogar dos gatos bebés que habían sido abandonados. Llena de nerviosismo les dio la bienvenida a su hogar y pasados unos días la conexión entre los tres fue única.

Pero, por falta de experiencia, no los llevó al veterinario y los gatos poco a poco se fueron enfermando: “Desafortunadamente, no les sacamos exámenes de sida y ya venían enfermos, poco a poco fueron debilitándose hasta que uno de ellos quedó parapléjico y debí sacrificarlos”.

Su paso por la vida de María Fernanda Cuero fue muy efímero, pero le dejaron un profundo amor por los animales. Y, sobre todo, el propósito de salvar vidas. Actualmente, Cuero tiene 3 felinos en su casa, todos recatados por su esposo y por ella. El último gato que rescató, llamado Brown, fue el que más desafíos les significó, pues estaba muy débil y los exámenes revelaron que tenía una infección en su piel y sus dientes, además de cáncer; pero nada de eso fue impedimento para poder darle otra oportunidad de vida.

                                                                                              

Después de muchos tratamientos, baños medicinales y amor, Brown ahora es un gato lleno de vitalidad, que juega con sus dueños y poco a poco va ganándole la batalla al cáncer. “Cuando llegó Brown a nuestras vidas era un gato muy nervioso, se mantenía escondido y lejos de los demás, pero al ir recuperándose comenzó a jugar y a demostrar confianza, es como si fuera otro”, agrega.

Historias con un inicio devastador y difícil, con la ayuda de voluntarios dispuestos a cambiarle la vida a un ser indefenso, pueden concluir en un muy feliz final. Es el caso de Malcolm Perea Moreno y Laura Muñoz, una pareja que hace 11 años decidió cambiar la vida de un animal y rescatarlo; encontraron cerca de Cali a Estrella en una bolsa de basura, sucia y desnutrida.

Laura y Malcolm no dudaron en socorrerla y adoptarla para que, junto a esta familia, tuviera una segunda oportunidad. “Estrella trajo alegría a este hogar, pero sobre todo nos dio a conocer el mundo de la adopción y lo importante que es brindarle amor a un ser indefenso, el amor hacia las mascotas no es algo que se debería comprar”, relató Laura Muñoz.

Así como las personas ayudaron y salvaron a sus mascotas, ellos con su compañía y amor les agradecen su bondad y se convierten en parte esencial de la familia.

El compromiso y la bondad de individuos y organizaciones hacia los animales callejeros reflejan un rayo de esperanza en medio de la adversidad. Estas historias de rescate y adopción muestran cómo el amor y la compasión pueden transformar vidas, tanto las de los animales como las de quienes los acogen, resaltando la importancia de brindar oportunidades y cuidado a los seres más vulnerables de nuestra sociedad.

En un mundo lleno de maldad y adversidades, hay quienes eligen enfrentar el dolor ajeno con determinación“.

Escucha La Radio USC

Otros recomendados…

 El lenguaje del amor   

 El lenguaje del amor   

El lenguaje del amor   Una familia sordomuda desafía las barreras lingüísticas con afecto, ingenio y determinación.  “En la primaria, mi mamá acostumbraba a preguntarles a los maestros sobre mi rendimiento académico; un día, una de las docentes, al ver las señas que...

read more
¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?

¿Es este el fin de la televisión tradicional?Aunque las nuevas producciones del entretenimiento están impulsando el rating en la televisión colombiana, las plataformas de streaming también están ganando puestos en los hogares colombianos ...los encuestados ven menos...

read more
Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo

Descuido médico: Entre la esperanza y el desamparo Desde diagnósticos erróneos hasta tratamientos mortales, una historia de errores y ciega confianza en el equipo médico.  El 2 de julio del 2008, Mady Erazo despertó creyendo que ese sería un día como los anteriores....

read more

Un día en la vida de… UNA LAVANDERA

Carmen Jaramillo Gordillo, una norte vallecaucana de 75 años de edad, se ha caracterizado por ser una mujer luchadora. Creció en una finca rodeada de cultivos, flores y animales pero no pudo gozar de su niñez, debido a que desde muy pequeña tuvo que realizar diferentes labores, entre ellas lavar ropa, coger café y cortar leña.


Actualmente vive sola en Primavera, en el norte del Valle, ya que su esposo murió hace trece años y no cuenta con el apoyo económico de su familia. Por eso, se las ingenia para obtener el sustento diario. Sin embargo, afirma con optimismo que trabajar es un hobby que hace parte de su inspiración para sentirse viva.

Dadas las 8:00 enciende la radio y sintoniza su emisora favorita para escuchar música popular; al ritmo de la melodía arregla su casa dejándola en perfectas condiciones para salir a trabajar. Se levanta a las 6:00 de la mañana, le agradece a Dios por un nuevo día, prepara el café y se dirige a ver a sus ‘niños, como llama  los cerdos que cría; les lava la cochera y los alimenta. Después prepara su desayuno, y deja listo el almuerzo; cuando termina les da de comer a sus gatos.

Carmen Jaramillo en su trabajo

A las 9:00 llega donde su primera clienta, donde le es entregada la ropa para lavar a mano; allí se demora regularmente una hora. Entre la espuma del jabón y el recorrido del agua por cada una de las prendas,  Carmen extrae el mugre con la habilidad que solo pueden ofrecerle sus manos, que se resisten al uso de los guantes de caucho que utilizan ahora quienes lavan a mano. Un oficio que, dicho sea de paso, es cada vez menos común.

Aquí charlando con Cecilia, su mejor amiga.

Al terminar esa tanda, se dirige a otra casa de familia donde también realiza su labor y termina a las 12: 00 del día. Sus clientes, satisfechos, resaltan la limpieza que ninguna máquina podría garantizarles. La ropa, lavada a mano y secada al sol,  es el pasaporte de Carmen hacia una subsistencia, modesta pero feliz.

Cuando regresa a su vivienda está agotada; almuerza y tiene la fortuna de poder darse una siesta. Al fin y al cabo, la soledad tiene sus ventajas.

Cuando se levanta prende el televisor y ve las novelas que tanto le encantan, pero marcadas las 4: 00 debe de salir de nuevo. Ahora, es para recoger aguamasa, el alimento que otros desprecian pero es vital para la manutención de los cerdos). En ese vaivén, aprovecha para platicar con sus amigas y en medio de cuentos y risas, recuerda que ya es hora de regresar a casa.

Carmen disfruta cuidando de su jardín.

Al caer la tarde, de vuelta en su hogar, Carmen  alimenta nuevamente a los cerditos y deja preparada la comida para el siguiente día. Es cuando saca un poco de tiempo para consentir y regar su jardín.

A las 8:00, Carmen finaliza las labores y se da un baño para irse directamente a la cama; lo último que hace al cerrar sus ojos es orarle a Dios. Le agradece por su trabajo y porque él nunca la desampara.

Recogiendo las sobras para alimentar a los cerdos
  • DATOS
  • Según la Secretaría de Integración Social, cada día son abandonadas dos personas mayores de 60 años, lo que se traduce en que al año más de 730 abuelos son dejados en hospitales o calles por parte de sus propios familiares.
  • En el país existe el programa de solidaridad con el adulto mayor “Colombia Mayor”, implementado por el Gobierno, que busca proteger a las personas de la tercera edad que se encuentran desamparadas, no cuentan con una pensión o viven en la indigencia y/o en extrema pobreza. Sin embargo, la cobertura no ha llegado a Primavera.  

   anamaria.goma@hotmail.com 

Ana María Serna  

HOSPITAL VETERINARIO PÚBLICO UNA ESPERANZA DE VIDA PARA LOS QUE NO TIENEN VOZ

Los caleños tienen actualmente 308.000 animales de compañía, pero además existen 60.000 animales en situación de calle, que se reproducen en una tasa aproximada de 35% al año.


Esta dramática situación llevó al gobierno del entonces alcalde de Cali Maurice Armitage a gestionar la creación de un Centro de Bienestar Animal, iniciativa que aprobó el Concejo Municipal y que está siendo implementada en la administración del alcalde Jorge Iván Ospina.

El proyecto, liderado por los concejales Carlos Andrés Arias y Terry Hurtado, ya tiene un lugar establecido, en la avenida Guadalupe con calle 12 oeste, vía a La Reforma; cuenta con un presupuesto de 13.000 millones de pesos y se estima que estará terminado el 30 de marzo del próximo año.

Animales como este podrán ser adoptados, luego de pasar por un proceso de rehabilitación en el futuro hospital veter

El concejal Arias explicó que “en la parte administrativa del Centro de Bienestar Animal se está trabajando en un Proyecto de Acuerdo, que se presentará en los próximos meses al Concejo Municipal para crear una Unidad Administrativa, el cual ya tiene los conceptos positivos del DADI, Planeación y está pendiente por estudiarse en Hacienda y Jurídica”.

Pero se han presentado algunos inconvenientes; según el ingeniero encargado de la obra Andrés Riascos, el predio lleva 15 demandas por parte de la comunidad,  motivadas por la  desvalorización de las viviendas del sector, así como del comercio. 

El Centro de Bienestar Animal contará con un espacio amplio y adecuado para las mascotas; además, tendrá la posibilidad de abarcar fauna silvestre. Algunos de los animales que se encuentren en ese hospital público veterinario tendrán la probabilidad de reintegrarse a su hábitat natural, por medio de un canal que contará con  un acceso directo a los  cerros. 

Maqueta digital del proyecto de Hospital Veterinario Público de Cali.

La mayoría de habitantes en el sector no sabe que en ese lugar se construye este hospital, pero al ser informados por Utópicos Semanal, se declararon a favor de la iniciativa; Carlos Alberto Castaño, entrenador canino y quien vive cerca de la obra, consideró que es una “buena iniciativa, al tener esas posibilidades de adopción después de la atención debida de los animales”, consiguiendo así calidad de vida para los animales callejeros.

Este plan de desarrollo estructural está presupuestado para minimizar el abandono y el maltrato hacia los animales, priorizando las esterilizaciones, para que descienda la tasa de reproducción. Es también una respuesta a la comunidad caleña, que permitirá concientizar a los ciudadanos sobre el cuidado animal.

Alejandro Gómez – Juliana Andrea Morales – Stephany Ortiz

Paletas para perros un nuevo negocio

Ana Cortés es la creadora de Cielito Lindo , Una microempresa Encargada en la Creación de paletas artesanales parrafo perros.


            Su idea Nació al ver paletas compraba Que Siempre Que, su perro se fascinaba al probarlas. Por esta razón empezo Una Investigar Como Se hacian paletas Saludables parrafo mascotas y decidio abrir la venta de Estas.

A las tres de la tarde abre su local, de A Donde Llegan Clientes acompañados Por Sus mascotas En Busca de Una deliciosa paleta artesanal. Las hay de caldo de pollo, trocitos de pollo y perejil, Entre Otros sabores fascinantes Que encantan al paladar de felinos y caninos.

Lo bueno de Estós manjares Es Que no contienen ningún tipo de colorantes, Adictivos, Sabores artificiales, sal, Glucosa del ni Lactosa, Es Decir Que los animalitos podrán Disfrutar De Una Maravillosa experiencia Dano Hacer ONU pecado Organismos SUS.

Ana también es una mujer con grande corazón un, Porque el 50% de las ventas de Estas paletas hijo donadas a la fundación ‘Mascotas perdidas de Cali’.

En Cielito Lindo también se pueden ENCONTRAR paletas Para Los Dueños ,: además de la venta de Objetos de Decoración Parr casas y mascotas.

Mateo, Una tarde en Cielito Lindo

Un labrador de tres años Llamado Mateo compartió junto a su dueña, Marcela, Una tarde de viernes caluroso, juegos entre, sabores y colores, en Lugar Mismo ONU. El día E, Ambos disfrutaron Diferentes Helados Que paladares SUS cautivaron.

En el rostro del Posible se reflejan felicidad y Satisfacción Cada Vez Que Degusta su paleta de trocitos de pollo, Porque le Recuerda Que La Comida en casa Marcela Diariamente le da.

Alrededor de Mateo, saltos entre, aruñones ladridos Y, están Canela y Mechis jugando y disfrutando de esta inigualable pasabocas. Como si fueran Niños y buenos amigos, Ellos se encuentran Cada viernes Para Vivir esta experiencia linda.