Periodismo público un deber olvidado

Yo Opino

Una mira personal a las cosas del mundo

Periodismo público, un
deber olvidado

Autora: Marisol Jordán T.

Para entender el periodismo público, debemos entender que este oficio se debe al público, es decir, los periodistas deben producir informaciones que demandan quienes los leen, los escuchan y los ven.

Muchas de las noticias emitidas en los medios de comunicación son fabricadas a conveniencia de los dueños de estos, de forma imparcial y sin tener en cuenta todos los actores del hecho.

El desequilibrio noticioso es una queja permanente de los ciudadanos que no ven reflejadas sus opiniones en la información emitida.

Para comprender mejor este concepto del periodismo público podemos nombrar a su antecesor el periodismo cívico, el cual comenzó en los años 90 en los Estados Unidos, y que  se ocupó de realizar reporterías e informes noticiosos de hechos sucedidos a ciudadanos del común y olvidando temas como la política y la economía.

 Más adelante, en los primeros años de este milenio, el periodismo público cogió fuerza con la aparición del internet. El poder de publicar contenidos en páginas web, blogs, redes sociales, etc. es a lo que los teóricos han llamado la democratización de la información, y lo que permitió que periodistas y ciudadanos pudieran analizar situaciones y debatir con el público de manera trasparente e independiente.

La hegemonía política quiere mostrar el dirigente de turno, su gestión y sus buenas acciones. Nunca las malas. Los consorcios empresariales quieren promocionar sus marcas y exigen a los medios el manejo de la información, presionando con la pauta. Entonces, ¿dónde queda el ciudadano?  Lógicamente por fuera.

Uno de los compromisos del periodismo cívico o público es narrar las realidades sociales y acercar a las audiencias a estas, debe poner una discusión donde hablen el estado (fuente oficial) y posibilitar la aparición de las personas para propiciar el dialogo social.

La responsabilidad de este tipo de periodismo es la edificación de una sociedad en colectivo y esto sólo se logra en la medida que la información sea participativa. Así lo afirma Stella Martini, en su texto Periodismo, noticia y noticiabilidad, “La información permite a los individuos conocerse y conocer su entorno, organizar su vida en el ámbito privado y participar en la vida pública”.

El desequilibrio noticioso es una queja permanente de los ciudadanos que no ven reflejadas sus opiniones en la información emitida”.

Escucha La Radio USC

Otras opiniones

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

read more
Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...

read more
¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!  Autor:  Pedro Pablo Aguilera En 1977 se estrenó Star Wars. En ese momento, yo estaba terminando el bachillerato y comenzaba mi etapa universitaria. De alguna forma ilegal que no recuerdo con precisión, aquella película llegó a Cuba y, como...

read more

¡Qué dicha callejear!

Salir a la calle con el sustico guardado en la maleta, con grabadora y agenda en mano en busca de la fuente, es el pan de cada día de los que con amor se dedican a la reportería y en algunas ocasiones arriesgan su vida por encontrar una noticia.


YESSICA DIUZA 

@Yesslemos

Sin la reportería, el periodismo no sería lo mismo, pues en la calle, a la intemperie, es donde se conoce la verdad, se indaga y se pregunta. En medio del afán no hay tiempo para la duda. Sonrisa va, sonrisa viene y a lo que se vino… lograr en el menor tiempo posible conseguir esa información que se requiere.

Realizar entrevistas es una tarea placentera, pero nada fácil; toca ser ágil y sagaz para lograr sacarle palabras a esa persona que está en frente. Sea cual fuere el hecho, siempre habrá alguien a quien interrogar para conocer a profundad los detalles de lo sucedido.

Sin una fuente, el periodista estaría incompleto. Dada la importancia, debe haber respeto mutuo y unas reglas básicas que se deben seguir para no morir en el intento.
“La confiabilidad de la fuente debe ser la regla de oro de todo periodista”, tal como lo afirmó Jorge Manrique, en el conversatorio organizado en la Universidad Santiago de Cali, para presentar su más reciente libro, Oficio de Reportero, donde compartió escenario con la también periodista Olga Behar.

Para los que ya ejercen y para los que se están formando, escuchar las experiencias de estos tesos del periodismo fue sin duda una experiencia gratificante y enriquecedora, ahora sólo falta terminar de leer el libro para deleitarse con las mejores crónicas, entrevistas y reportajes, al estilo de la vieja escuela.

¡Qué dicha callejear!

Salir a la calle con el sustico guardado en la maleta, con grabadora y agenda en mano en busca de la fuente, es el pan de cada día de los que con amor se dedican a la reportería y en algunas ocasiones arriesgan su vida por encontrar una noticia.


YESSICA DIUZA 

@Yesslemos

Sin la reportería, el periodismo no sería lo mismo, pues en la calle, a la intemperie, es donde se conoce la verdad, se indaga y se pregunta. En medio del afán no hay tiempo para la duda. Sonrisa va, sonrisa viene y a lo que se vino… lograr en el menor tiempo posible conseguir esa información que se requiere.

Realizar entrevistas es una tarea placentera, pero nada fácil; toca ser ágil y sagaz para lograr sacarle palabras a esa persona que está en frente. Sea cual fuere el hecho, siempre habrá alguien a quien interrogar para conocer a profundad los detalles de lo sucedido.

Sin una fuente, el periodista estaría incompleto. Dada la importancia, debe haber respeto mutuo y unas reglas básicas que se deben seguir para no morir en el intento.
“La confiabilidad de la fuente debe ser la regla de oro de todo periodista”, tal como lo afirmó Jorge Manrique, en el conversatorio organizado en la Universidad Santiago de Cali, para presentar su más reciente libro, Oficio de Reportero, donde compartió escenario con la también periodista Olga Behar.

Para los que ya ejercen y para los que se están formando, escuchar las experiencias de estos tesos del periodismo fue sin duda una experiencia gratificante y enriquecedora, ahora sólo falta terminar de leer el libro para deleitarse con las mejores crónicas, entrevistas y reportajes, al estilo de la vieja escuela.