Yo Opino

Una mira personal a las cosas del mundo

Periodismo público, un
deber olvidado

Autora: Marisol Jordán T.

Para entender el periodismo público, debemos entender que este oficio se debe al público, es decir, los periodistas deben producir informaciones que demandan quienes los leen, los escuchan y los ven.

Muchas de las noticias emitidas en los medios de comunicación son fabricadas a conveniencia de los dueños de estos, de forma imparcial y sin tener en cuenta todos los actores del hecho.

El desequilibrio noticioso es una queja permanente de los ciudadanos que no ven reflejadas sus opiniones en la información emitida.

Para comprender mejor este concepto del periodismo público podemos nombrar a su antecesor el periodismo cívico, el cual comenzó en los años 90 en los Estados Unidos, y que  se ocupó de realizar reporterías e informes noticiosos de hechos sucedidos a ciudadanos del común y olvidando temas como la política y la economía.

 Más adelante, en los primeros años de este milenio, el periodismo público cogió fuerza con la aparición del internet. El poder de publicar contenidos en páginas web, blogs, redes sociales, etc. es a lo que los teóricos han llamado la democratización de la información, y lo que permitió que periodistas y ciudadanos pudieran analizar situaciones y debatir con el público de manera trasparente e independiente.

La hegemonía política quiere mostrar el dirigente de turno, su gestión y sus buenas acciones. Nunca las malas. Los consorcios empresariales quieren promocionar sus marcas y exigen a los medios el manejo de la información, presionando con la pauta. Entonces, ¿dónde queda el ciudadano?  Lógicamente por fuera.

Uno de los compromisos del periodismo cívico o público es narrar las realidades sociales y acercar a las audiencias a estas, debe poner una discusión donde hablen el estado (fuente oficial) y posibilitar la aparición de las personas para propiciar el dialogo social.

La responsabilidad de este tipo de periodismo es la edificación de una sociedad en colectivo y esto sólo se logra en la medida que la información sea participativa. Así lo afirma Stella Martini, en su texto Periodismo, noticia y noticiabilidad, “La información permite a los individuos conocerse y conocer su entorno, organizar su vida en el ámbito privado y participar en la vida pública”.

El desequilibrio noticioso es una queja permanente de los ciudadanos que no ven reflejadas sus opiniones en la información emitida”.

Escucha La Radio USC

Otras opiniones

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

read more
Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...

read more
¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!  Autor:  Pedro Pablo Aguilera En 1977 se estrenó Star Wars. En ese momento, yo estaba terminando el bachillerato y comenzaba mi etapa universitaria. De alguna forma ilegal que no recuerdo con precisión, aquella película llegó a Cuba y, como...

read more