Váper, una moda de olores y sabores no tan inofensivos

Autora: Isabella Camacho Salazar.

Facultad de Humanidades y Artes.

Freepik imágenes.

El uso de cigarros electrónicos puede ser perjudicial debido a los tóxicos que contienen y, aunque se han convertido en una tendencia entre los jóvenes, consumirlos de forma inadecuada genera riesgos para su salud.

El cigarro electrónico, o mejor conocido como vape o váper, es un dispositivo con el cual se calienta un líquido para crear un aerosol, que es inhalado por el consumidor. Esta sustancia forma parte de los productos del tabaco; pues, por lo general, contiene nicotina y otras sustancias tóxicas.

Este dispositivo funciona por medio de baterías recargables, y puede vaporizar diferentes soluciones líquidas. De la gran variedad de vapeadores ofrecidos en el mercado, los preferidos por los jóvenes son aquellos en los que inhalan por medio de una boquilla similar a un cigarrillo convencional. Se han convertido en una moda porque tienen sabores, además de una amplia gama de líquidos y combinaciones de aromatizantes. 

En su composición, es usual que el líquido saborizante contenga nicotina en cantidades que van desde 8 a 20 miligramospor mililitro de la solución. Así mismo, se encuentran químicos como el formaldehído, una sustancia cancerígena de categoría 1B -con evidencias suficientes-, según la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. 

El vapeo no es un juego ni tampoco debe tomarse como una moda inofensiva. Los riesgos reales o potenciales deben llamar a una regulación urgente del consumo del váper.

Isabella Giraldo, estudiante de en St. Thomas University en Canadá, confiesa que vapea y ha probado casi todos los sabores, pero sus favoritos son los dulces: “en mi universidad hay varios espacios para fumar, así que no hay problema con su consumo. Cada semana me compro uno y lo consumo donde pueda”.

En contraste está Santiago Charry, estudiante de la Universidad Autónoma de Occidente de Cali, quien comenta: “una vez probé el vape, pero no me gustó, se sentía un poco raro, ya que no estoy acostumbrado a fumar”.  Agrega que algunos amigos lo consumen, aunque eso no le afecta.  “A mí, me da igual si lo consumen, no tengo problema con eso. Pero como mi universidad es libre de humo. Entonces, no se puede consumir de forma oficial”.

Según la Encuesta Nacional de Tabaquismo en Jóvenes de Colombia (informe elaborado por el Ministerio de Salud en 2020), el consumo de cigarrillos electrónicos entre estudiantes de colegios ya igualó a la del cigarrillo convencional, ubicándose en un 9%. El informe señala que este es un problema real con aumento en menores de edad y, específicamente, en escolares. Es así, como para el Gobierno nacional debe ser prioritario atender este flagelo, con miras a la prevención del consumo de drogas.

Y es que, algunos jóvenes, ven el consumo de ciertos productos como un reto para permanecer dentro de un círculo social. Por ejemplo, está el caso de Sergio (*), un estudiante de 16 años, quien lo hizo para encajar en su grupo de amigos, y contó su infortunada experiencia: “pensé que me iba a morir. Lo último que me acuerdo era que cada vez me quedaba sin oxígeno, y jamás pensé que sería por el vape. Era reto tras reto, vape tras vape. Tanto así, que todo el día lo consumía: mañana, noche, tarde. Lo necesitaba. Es como si ya fuera una adicción. Ahora, me estoy recuperando, no solo por mi salud. Es algo que, si te vuelves dependiente de eso, lo necesitas 24/7”.

En contraste está Deyner (*) de 14 años: “una vez consumí el cigarro electrónico, y me gustó mucho el sabor de uva. No soy dependiente de eso porque no me llama la atención, y he escuchado que es perjudicial para la salud. Así que, ahora, lo pienso dos veces para consumirlo”.

El vapeo no es un juego ni tampoco debe tomarse como una moda inofensiva. Los riesgos reales o potenciales deben llamar a una regulación urgente del consumo del váper, ya que este tipo de dispositivos no llevan tanto tiempo en el mercado, y aún no se conocen sus efectos a largo plazo, aunque está comprobado el acercamiento con diferentes tipos de sustancias tóxicas, además de la nicotina, y que su consumo habitual genera adicción por inhalación, y puede producir daños en el sistema respiratorio.

 

(*) Nombre cambiado por solicitud de la fuente.

  • #Cali
  • #USC
  • #Universidad Santiago De Cali
  • #cultura
  • #periodismo
  • #México

Este dispositivo funciona por medio de baterías recargables, y puede vaporizar diferentes soluciones líquidas.

De la gran variedad de vapeadores ofrecidos en el mercado, los preferidos por los jóvenes son aquellos en los que inhalan por medio de una boquilla similar a un cigarrillo convencional. Se han convertido en una moda porque tienen sabores, además de una amplia gama de líquidos y combinaciones de aromatizantes.

Escucha La Radio USC

Artículos relacionados

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!  Autor:  Pedro Pablo Aguilera En 1977 se estrenó Star Wars. En ese momento, yo estaba terminando el bachillerato y comenzaba mi etapa universitaria. De alguna forma ilegal que no recuerdo con precisión, aquella película llegó a Cuba y, como...