“Yo soy y seré un facilitador de intereses que abre puertas en este complejo y diverso tema de las Comunidades Afro”: Pedro Pablo Aguilera

Autor: Isabella Borja

Facultad de Humanidades y Artes

“La Comunidad Afro requiere de apoyo como población vulnerable, hay muchos temas a tratar, y es responsabilidad social de la USC facilitar estos espacios de debate, diálogo y reflexión”, manifestó Pedro Pablo Aguilera, director del semillero SIAFRO de la Universidad Santiago de Cali. Este semillero es un espacio que tiene como objetivo dialogar cuestiones de política, racismo y temas directamente relacionados con la Comunidad Afrodescendiente.

El docente Aguilera es cubano radicado en Cali, filósofo, periodista y autor de libros académicos. Veterano de guerra como combatiente. Investigador y docente de la Universidad Santiago de Cali.

Tuve muchos acercamientos con líderes de organizaciones afro, en África y Cuba desde la cultura, y en Cali con organizaciones de base, pero me distancié en 2016 porque creo que son las comunidades quienes deben forjar su historia y no deseo ser un orientador. Respeto la autonomía.

¿Cómo surgió la idea de crear el proyecto SIAFRO?

En 2006 por indicaciones de la Rectoría, la universidad comenzó a atender a la población afrodescendiente desde el Departamento de Humanidades, quienes son los que abarcan la temática; partiendo de esto, se organizó el SIAFRO en el año 2012 como centro de estudios afro, para fortalecer la identidad y sentido de pertenencia de una población que llega a ser el 35% de nuestra universidad, adscrito al departamento que dirigí entre 2006 y 2018. Es uno de los semilleros más curiosos porque tiene estudiantes de varias facultades.

¿Qué temas se tocan dentro de este semillero?

Los temas a tratar son: el racismo, la política, comunicación y participación de personas Afro en distintos escenarios. Yo soy un facilitador, un orientador que por mi experiencia en Cuba al crear el Centro de Altos Estudios Afro Caribeños en 1991 y antes, en mi experiencia en África, Angola, Congo, Zaire y Etiopía, me ha dado sensibilidad y conocimiento real en el tema contra el racismo, no sólo en la academia sino en la guerra contra el Apartheid, contra Sudáfrica.

¿Cuál es la importancia del semillero dentro de la Universidad?

Buscamos atender inquietudes y apoyar ideas que puedan posicionar a estudiantes en estos temas para posteriores investigaciones, empoderamiento y liderazgo.  Es una forma de visibilizar y mostrar lo que hacemos y cada año sucede, en este caso como propuesta de investigación.

Pedro Pablo Aguilera, docente de la USC.

¿Cómo cree que la USC da relevancia a temas incluyentes sobre estas comunidades?

La Universidad nos apoya en programas de radio, además, con la conmemoración del día de la Afrocolombianidad.  Nuestra USC es incluyente desde su misión y visión, no sólo de palabra, es de verdad.

¿Todos los de la comunidad Santiaguina, independientemente de su etnia, pueden participar?

Todos; de hecho, yo no soy afro. Es un problema de sensibilidad, aunque no creas, hay quienes eso no lo entienden, porque el racismo se da en muchas formas y direcciones al ser un pensamiento irracional. En el actual semillero SIAFRO, hay estudiantes de facultades como: Salud, Derecho, Educación y de Humanidades y Artes.

¿Por qué fue el candidato oportuno para dirigir el semillero y no una persona directamente afro, si se toca precisamente ese tema?

Luis Carlos Granja, mi antecesor, está en compromisos académicos de su doctorado y él hizo la propuesta junto con la decana para yo estar presente. Yo conozco el tema por vivencias directas y académicas, dirigí el Centro de Estudios Afro Fernando Ortiz en Cuba, entre 1991 y 1995.

¿Por qué hacer el semillero más conversatorio que investigativo?

La oralidad es el fundamento inicial del conocimiento ancestral. La palabra libra esquemas teóricos y es más clara que un sistema rígido-teórico; un semillero es un espacio extracurricular, sin notas, y que se aprende con cercanías y no esquemas. Esa fue mi experiencia como semillerista en el bachillerato en 1972 en Cuba.

¿Se debería tener diferentes enfoques al tratamiento de la investigación sobre las organizaciones afro?

Si, definitivamente sí. El mundo afro es muy complejo, diverso y hay miradas políticas, culturales, religiosas, económicas y de sanación. Yo siento que hay mucho que hacer y en ello mi reconocimiento al colega Luis Carlos Granja en una segunda etapa en SIAFRO. No hay que desconocer esos pasos que otros han dado.

¿Qué tanto conoce a Luis Carlos Granja?

A Luis Carlos Granja lo contraté yo en una convocatoria, cuando entró en la universidad a trabajar en el Departamento de Humanidades, hace bastantes años. Tiene una formación muy sólida como sociólogo y ha hecho estudios doctorales recientemente; trabajamos juntos en el tema afro, él tiene una mirada diferente, pero hemos hecho cine foro, procesos de acompañamiento, organización de eventos nacionales e internacionales, además, la cumbre de líderes afro la hicimos en conjunto, pero en dos momentos diferentes; tenemos una buena relación de amistad.

¿Tiene algún acercamiento dentro de la política con personas afro?

Anteriormente, tuve muchos acercamientos con líderes de organizaciones afro, en África y Cuba desde la cultura, y en Cali con organizaciones de base, pero me distancié en 2016 porque creo que son las comunidades quienes deben forjar su historia y no deseo ser un orientador. Respeto la autonomía.

¿Por qué es importante tener un espacio distintivo para la comunidad afro?

La comunidad afro o los que tienen afinidades con ese tema, deben tener espacios propios de debate y aprendizaje colectivo; es importante porque es una acción afirmativa de nuestra universidad en apoyo a las personas interesadas en este tema y eso permite conocer y fortalecer la identidad cultural, política y social, tanto de estudiantes como profesores.

La oralidad es el fundamento inicial del conocimiento ancestral

La palabra libra esquemas teóricos y es más clara que un sistema rígido-teórico; un semillero es un espacio extracurricular, sin notas, y que se aprende con cercanías y no esquemas. Esa fue mi experiencia como semillerista en el bachillerato en 1972 en Cuba.

Escucha La Radio USC

Artículos relacionados

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!

¡Que la fuerza te acompañe!  Autor:  Pedro Pablo Aguilera En 1977 se estrenó Star Wars. En ese momento, yo estaba terminando el bachillerato y comenzaba mi etapa universitaria. De alguna forma ilegal que no recuerdo con precisión, aquella película llegó a Cuba y, como...