Familia Álvarez: Legado musical

Autor: Kairim Buenaventura Álvarez | Gisela Arizala | Angie Quintana.

Facultad de Humanidades y Artes.

Veneranda y Petronio Álvarez tuvieron quince hijos. Aquí, ella con todos sus nietos, en año nuevo. (Archivo familiar)

La familia del maestro Petronio Álvarez Quintero, originaria del Pacífico colombiano, se caracteriza por la oralidad, inteligencia y un componente vital: la cultura. Estos elementos permiten la transmisión de costumbres y oficios de generación en generación.

Le cantó a la vida, le cantó al amor. Sus frases sencillas, su inspiración en las navidades junto a la familia. Cantaba arrullos al Niño Dios”. Con esta poesía, su hija Juana Francisca describe a Petronio Álvarez como un hombre que se distinguía por su nobleza y por el amor que les daba a sus hijos, el tiempo libre que les dedicaba programándoles actos culturales, veladas en casa donde se cantaba, se contaban cuentos, se declamaba, se decían refranes y se respondía a las adivinanzas. 

Petronio Álvarez heredó de su padre José Joaquín el amor por la locomotora y la guitarra, que es el instrumento de mayor ejecución por ‘Los Cucos’ -sus descendientes-. Su legado familiar está lleno de artistas que mantienen viva la tradición; uno de ellos es su nieto Esteban Copete Álvarez, un músico multiinstrumentalista con una trayectoria de más de 20 años. Desde sus inicios, él tuvo muy claro y entendía de quién era nieto, el peso y la historia que representa ese nombre. 

Tras todo el trayecto y trabajo en las locomotoras y su amor por los instrumentos acústicos, Petronio Álvarez pudo conocer diferentes zonas que inspiraron muchos de sus escritos y canciones, creando un movimiento cultural de música, ritmos y sones que lo caracterizan. Su legado familiar está lleno de artistas que mantienen viva la tradición.

Copete habló sobre el legado que le dejaron su abuelo y su tía Juana Francisca: “Heredé muchas cosas maravillosas que me hicieron la persona que soy hoy en día. Una de ellas fue el gusto por la música, viene por la sangre y es una de las facetas que me caracterizan: ese amor por componer y trabajar con las melodías de la región del Pacífico. Por parte de mi tía Juana, el amor por la música y por la marimba de chonta, ella fue quien terminó de mostrarme el camino de las músicas tradicionales”.

Su hermana Isabel Copete Álvarez es otra de las nietas que porta el patrimonio de Petronio. Aunque ella no ejerce una carrera como música, inició en este mundo de las melodías junto a su hermano Esteban en la agrupación que el creó, Ancestros. Isabel comentó que “a mi abuelo lo conocí por referencias de mi madre y mi tía Juana; la herencia que recibí de él fue el folclor del Pacífico, esa capacidad de escucha, siempre tuve como referente educativo el factor musical, el querer ser artista”. 

Su última nieta, Kairim Buenaventura Álvarez, es cantante y participó a los 12 años de edad en el concurso La Voz Kids. Desde que era pequeña acompañaba a su madre Juana Francisca en su trabajo como gestora cultural y aprendía cada vez más sobre su abuelo y su cultura; esto hizo que ella se enamorara cada vez más de Buenaventura, el puerto que la vio crecer. 

“Mi mamá trabaja en la Universidad del Pacífico y siempre me llevaba. Ahí dan clases de cantos tradicionales y quienes daban esas clases eran sabedoras, una se llamaba María y la otra Agustina. Ellas me enseñaron a tocar una guasá, también me enseñaron qué son los arrullos y los alabaos, todo esto a través de la oralidad, con refranes, dichos, cuentos y leyendas”. 

Buenaventura agregó: “No conozco el Pacífico por completo, pero ellas me llevaron a conocer cada uno de los territorios de donde provienen a través de la oralidad, a través del canto. Esas historias fueron las que me hicieron amar los cantos tradicionales y el amor por lo que es nuestro”.

Tras todo el trayecto y trabajo en las locomotoras y su amor por los instrumentos acústicos, Petronio Álvarez pudo conocer diferentes zonas que inspiraron muchos de sus escritos y canciones, creando un movimiento cultural de música, ritmos y sones que lo caracterizan. Su legado familiar está lleno de artistas que mantienen viva la tradición.

Le cantó a la vida, le cantó al amor. Sus frases sencillas, su inspiración en las navidades junto a la familia. Cantaba arrullos al Niño Dios”.

Escucha La Radio USC

Artículos relacionados

Venezuela: Un juego político de altas apuestas

Venezuela: Un juego político de altas apuestas

Venezuela: Un juego político de altas apuestas Autor:  Pedro Pablo AguileraCómo resultado de dos cursos (Poder, Democracia y Conflicto y Problemas Sociales del Tiempo presente) comparto algunas ideas sobre Venezuela, un país que vive un travestismo político, ha...

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe

No se pregunta lo que se sabe Autor: Pedro Pablo AguileraVengan para hacernos una foto a todos nos volvieron locos, esperando por un sueño, por un sueño roto, esperando por un viejo sueño roto. … Escuchaba a Carlos Varela, de paso se recomiendo vean el video, en su...

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles?

Temas ¿Invisibles? Autor:  Pedro Pablo Aguilera Hoy estamos dentro de un multiculturalismo que para muchos es una amenaza a la identidad de comunidades. Cada día somos más diferentes a nosotros y más parecidos a los otros. Hoy múltiples tradiciones culturales...